NADA-QUE-CELEBRAR-PLAZA-COLON-02-INS-Victor-Birriel.jpeg

Al conmemorarse la llegada de los europeos a América, hecho que acontecido el 12 de octubre de 1492 con el almirante genovés Cristóbal Colón a la cabeza, cada vez se manifiestan más las condenas a los actos de barbarie que se derivaron de lo que sin duda es una hazaña única en la historia de la humanidad.

En distintas ciudades del mundo –y San Juan no ha sido la excepción– las protestas se han reflejado de diversas formas en torno a las realidades particulares, por lo que, en la mañana de hoy un puñado de personas, que se identificaron con la agencia Inter News Service (INS) como integrantes de la Comuna Caribe, colocaron mantas con expresiones en contra de la situación colonial prevaleciente en Puerto Rico.

“Estamos hartas, estamos hartos”, dijo la portavoz del colectivo Hilda Guerrero, quien expuso a la agencia INS que la acción respondía a un llamamiento internacional dirigido a denunciar el colonialismo y despojo de que han sido víctimas los pueblos de América Latina y el Caribe.

Guerrero lamentó que el municipio de San Juan mandara al poco tiempo una Brigada de Impacto a retirar las expresiones de denuncia contra la barbarie que han experimentado los países y territorios del continente.

“Rompamos las cadenas”, se indicaba por otro lado en una manta tendida en el monumento Cristóbal Colón en la plaza que lleva su nombre en el Viejo San Juan.

Igualmente se hacía hincapié en el rechazo a la deuda pública de 73 mil millones de dólares que condujo al gobierno de Puerto Rico a la bancarrota y la imposición de una junta de control fiscal por el gobierno de Washington.

“No debemos, nos deben”, indicaba otra frase en la que se rechazaba el colonialismo impuesto por España hasta el 25 de julio de 1898, fecha en que el control de esta isla del Caribe pasó a Estados Unidos, hace 121 años.

Transcurridos 527 años del primer viaje de Cristóbal Colón se mantiene el reclamo de “reparación” por parte del otrora imperio español, por la depredación de las riquezas de estas tierras y por las muertes de sus habitantes originarios hasta la extirpación, en muchos casos.

El grito de compensación o desagravio está dirigido igualmente a la potencia imperial estadounidense, aclaró Guerrero, por lo que la protesta se trasladó al lado sur del Capitolio, donde las estatuas de los presidentes estadounidenses fueron cubiertas con bolsas plástica.

Además, las integrantes de Comuna Caribe, que se define como Colectiva de Mujeres Negras y Afrodescendientes, colocaron letreros a los mandatarios estadounidenses que han pisado suelo puertorriqueño.

“Imperialistas”, “Capitalismo = Corrupción”, “No a las fronteras” y “Reparación ya”, indicaban algunos de los carteles que sostenían las estatuas presidenciales.

La protesta contó con la colaboración del activista Alberto de Jesús Mercado, conocido como Tito Kayak, quien ayudó a colocar las banderolas en la estatua de Colón.