Las Gladiolas

La líder comunitaria Mirta Colón Pellecier denunció hoy, miércoles, que solo ocho familias del implosionado residencial público Las Gladiolas, en Hato Rey, han sido realojadas en Renaissance Square, un recién inaugurado complejo de viviendas que está ubicado en donde antes estaba esta comunidad.

“Conociendo que la AVP (Administración de Vivienda Pública) es la responsable de coordinar las mudanzas de nuestras familias , cabe señalar que las únicas ocho familias que se han mudado lo han logrado pese a las dificultades que este proceso representa”, expresó en una vista pública en el Senado.

Colón Pellecier, también presidenta de la Asociación de Residentes Gladiolas Renace, indicó que en el proceso de realojo no se cumplieron con los acuerdos establecidos previamente con la comunidad.

Y es que estos residentes habían firmado en el 2010 un documento titulado Notificación de No Desplazamiento, el cual garantizaba que, una vez terminado el proyecto sustituto, el residente tendría prioridad en los procesos de ocupación.

Pero Colón Pellecier indicó que esto no se ha tomado en consideración y que la falta de información con la AVP ha llegado a tal grado que si una de las antiguas residentes de Las Gladiolas no denuncia que su solicitud fue rechazada, los demás no se hubieran enterado de cuáles eran los parámetros para la cualificación.

“Hay que destacar que por la inacción de la AVP y la falta de información, tuvimos que acudir a solicitar intervención de la Defensoría de Personas de Edad Avanzada para gestionar la mudanza de nuestros envejecientes. La AVP solo cumplió con una mudanza de nuestros envejecientes. La AVP solo cumplió con una mudanza por la gestión de esta agencia”, dijo Colón Pellecier.

La líder comunitaria precisó que, al momento, hay dos familias en la espera de la respuesta y orientación de la AVP para su mudanza. “Sabemos del periodo de cumplimiento de los 120 días de validación de documentos para verificar elegibilidad. El proceso que llevan es tedioso, cansino, y levanta suspicacia, solicitando cada cuatro meses la documentación no entendemos a qué responde”, sostuvo.

Según datos provistos por la AVP, para el año 1970, el proyecto de residencial público Las Gladiolas I, estuvo disponible para ser ocupado, constando de dos edificios, con un total de 296 unidades de vivienda. Mientras que Las Gladiolas II, estuvo disponible para ser ocupado en el año 1974, constando de 2 edificios, con un total de 380 unidades de vivienda.

Ambos proyectos sumaban un total de 676 unidades de vivienda pública, ubicadas en la calle Quisqueya, en Hato Rey, en San Juan. Sin embargo, estos números variaron al momento de autorizar la demolición del residencial. De las 296 unidades de Las Gladiolas I, 180 estaban ocupadas. Mientras que de las 380 unidades de Las Gladiolas II, 232 unidades estaban ocupadas. Entre ambos proyectos, totalizan 412 unidades ocupadas.

“Cuando había 412 residentes se hizo un proceso de realojo sin notificar porqué los estaban realojando. No se emitió una solicitud y eso debe quedar claro. Tampoco la AVPR había solicitado la implosión del residencial para ese entonces”, puntualizó Colón Pellecier.  

Pero el licenciado y subadministrador de la AVP, William O. Rodríguez, indicó que de los 110 que se acogieron al realojo temporero, solo 48 residentes han comparecido a su cita de evaluación. De estos, siete rentaron unidad de vivienda pública en el complejo, uno rentó una unidad de mercado abierto en el complejo, nueve se encuentran en proceso de evaluación, 16 cancelaron su solicitud y el 15 fueron denegados porque exceden los límites de ingresos, según establecidos por Vivienda Federal, bajo el programa de Low Income Housing Tax Credit.

“Los residentes que han cancelado su solicitud han expresado una variedad de razones, entre las más comunes se encuentran las siguientes: quieren permanecer donde se encuentran residiendo, no están de acuerdo con las normas del proyecto o no quieren proveer toda la información o documentación que se les requiere para cualificar”, mencionó Rodríguez.

El funcionario, que acudió a la vista pública en representación del secretario de Vivienda, Fernando Gil Enseñat, resaltó que las solicitudes de los residentes con prioridad, entiéndase aquellos residentes de las Gladiolas I y Las Gladiolas II que se acogieron a un realojo temporero, se están evaluando en el orden en que fueron recibidas sus solicitudes y otorgándoles un orden de prioridad en las listas, según su antigüedad, a saber, por el año en que ingresaron como residentes de vivienda pública.

“De las 140 unidades del proyecto Renaissance Square, al presente 81 unidades (fase 1 ya están disponibles y se han ido entregando, mientras que las restantes 59 unidades (fase 2) están en espera de los contadores de los servicios de energía eléctrica y de acueductos, así como del endoso de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA)”, sostuvo.

Por su parte, el senador Miguel Romero, presidente de la Comisión de Gobierno, y autor de la Resolución del Senado 964, que ordena una investigación sobre el cumplimiento del gobierno sobre el proceso de realojo, se mostró preocupado ante las denuncias que hicieron los exresidentes de Las Gladiolas.

“Lo que me llama la atención es que si teníamos 56 unidades para vivienda pública y estamos en un proceso de evaluación de personas que están bajo consideración, que se haya abierto la entrada de otras personas que muy bien pudiesen cualificar para vivienda pública pero que no estaban en la lista de prioridad en el contrato que firmó el gobierno con ellos para lograr esta demolición y eso a mí me preocupa”, opinó Romero.

“Con razón, y no me refiero a nadie en particular, las comunidades no confían en las decisiones que toma el gobierno…Estamos dando una estocada a las personas de las cuales el gobierno está velando por sus intereses”, añadió el Senador por el Distrito de San Juan para quien esto se debe “investigar hasta la saciedad”.