Apuestas

El presidente de la Cámara de Comercio, Kenneth Rivera en unión al conocido gamer Ricardo Román y el economista Vicente Feliciano reiteraron hoy que la implantación del proyecto 2038 de la Cámara de Representantes para las apuestas deportivas, representa un ingreso sustancial en la economía de la Isla siendo esto un nuevo e innovador modelo de desarrollo económico.

La legislación comprende una reorganización a la industria de juegos de azar mediante la creación de la Comisión de las Apuestas del Gobierno de Puerto Rico, y añade de manera permanente una visión a favor de las apuestas deportivas. Esto permitirá mercadear la Isla a nivel nacional e internacional como un destino atractivo para los millones de personas que apuestan en eventos deportivos, incluyendo los E-Sports. “Puerto Rico se sumaría a los estados y países que han dado un paso al frente y se benefician de esta industria”, expresó Román, también conocido como El Mono.

“Las apuestas deportivas y los juegos electrónicos están acaparando un mercado sumamente importante; un auge que ciertamente debemos aprovechar. Debido a los adelantos tecnológicos, esta revolución está de moda y representa un modelo novel para ayudar a nuestra economía. La modalidad de juegos va dirigida a una demográfica de personas que no exceden los 35 años, los cuales en su tiempo de ocio la practican. Se estima que generará para el 2023 un aproximado de $3.1 billones en ingresos”, detalló el presidente de la Cámara de Comercio.

Sobre esta nueva actividad articularon que se han preparado dos estudios sobre el impacto que tendría esta industria en Puerto Rico. El primer estudio fue comisionado por la Cámara de Comercio de Puerto Rico, y fue preparado por “The Innovation Group”. Este estudio estimó los ingresos al Gobierno en $29 millones para año 2020, $51 millones para el 2021, $68 millones para el 2022, $77 millones para el 2023 y $87 millones para el 2024. Estas proyecciones están basadas en que se autorizan las apuestas deportivas en establecimientos autorizados como casinos, hipódromo, galleras, agencias hípicas y mediante el uso del internet.

De igual forma, y conscientes del impacto que esta industria puede tener en Puerto Rico, el Gobierno también solicitó a “Spectrum Gaming Group”, un estudio del mercado para las apuestas en eventos deportivos legales. Dicha firma estimó que las apuestas deportivas tanto físicas como por internet pudieran generar entre $44 y $62 millones anuales.

Por su parte, el economista Feliciano coincidió con el impacto económico proyectado por The Innovation Group y puntualizó que “la legalización de las apuestas deportivas en Puerto Rico es la movida correcta para insertar a Puerto Rico en la corriente internacional y para atraer nuevos ingresos para el gobierno y los negocios en general.” Es importante destacar que, a juicio de estos conocedores del mercado, la inclusión de esta modalidad de apuestas no afecta la industria actual de juegos de azar, ya que las apuestas deportivas atraen a jugador distinto, más joven y más interesado en la tecnología. Por el contrario, concluye que la legalización de apuestas deportivas representa un aumento de recaudos y de visitas a los casinos e hipódromo.

Feliciano insistió en que “las apuestas deportivas atraen una grupo o nicho diferente que trae consigo una gama jugadores adicionales a los casinos. Como parte de la nueva política pública, es imprescindible ser parte y formalizar la autorización de apuestas en eventos deportivos.” Asimismo, “reconocemos la existencia y proliferación del fenómeno mundial de ligas de juegos electrónicos, comúnmente conocido como “E-Sports” lo cual incluye la participación en los mencionados juegos electrónicos de manera competitiva y profesional, pero organizada y a través de ligas o torneos.”

El también CPA y abogado, Rivera añadió que “por disposición federal, los estados pueden viabilizar los juegos de azar por internet, siempre que las apuestas se hagan exclusivamente dentro del estado. La medida que apoyamos incluye que cualquier entidad que acepte apuestas por internet, debe contar con tecnología de localización global que acredite que quien está jugando se encuentre físicamente en la isla. El autorizar el establecimiento de esta industria en Puerto Rico, permitirá la inclusión de la isla en un nuevo mercado, que puede ser mercadeado para fines turísticos, teniendo un efecto positivo en nuestra economía”.

La medida provee las salvaguardas necesarias para que los sistemas estén diseñados para que los menores no puedan acceder. También, atiende de manera seria y sensible el asunto de la adicción a juegos ya que incluye disposiciones para adoptar sistemas que permitan que se evalúe la capacidad crediticia del jugador, de manera que sus apuestas sean correlativas a sus ingresos y/o puntuación crediticia.

Los portavoces urgieron a los líderes legislativos, senadores y representantes a ver con buenos ojos la medida y dar un paso al frente hacia el progreso. “Continuemos aportando al desarrollo de Puerto Rico buscando alternativas distintas y noveles mediante la inserción en mercados como las apuestas deportivas”, concluyó Rivera.