romero

Carlos Romero Barceló, exgobernador de Puerto Rico. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO)

La crisis institucional que enfrenta el gobierno con la salida casi en pleno del círculo íntimo de La Fortaleza involucrado en el escándalo del chat de Telegram, es la consecuencia directa de “la arrogancia y la falta de experiencia” que minaron a la administración del gobernador Ricardo Rosselló, afirmó hoy el exgobernador Carlos Romero Barceló.

En entrevista con Noticentro Fin de Semana, de WAPA TV, el exmandatario se negó, sin embargo, a favorecer la salida del poder de Rosselló, porque “eso crearía en estos momentos mayores problemas” que su permanencia, incluyendo los de sucesión.

Hoy, tras revelarse las más de 800 páginas del chat en que participan Rosselló y sus íntimos colaboradores con insultos, palabras soeces, atraques homofóbicos y de violencia verbal, se produjo la salida abrupta del secretario de Estado Luis Rivera Marín, el representante del gobernador ante la junta fiscal, Christian Sobrino; el asesor de comunicaciones Carlos Bermúdez y el publicista Edwin Miranda, entre otros.

Para Romero, todo esto es efecto de “tomar decisiones” y trazar planes “sin contar con el partido”. “Hace tiempo que no nos reunimos con el partido", dijo.

Agregó que “en la democracia, mientras más tú cuentes con el respaldo de tu partido, más fuerte eres”.

Se refirió también a los casos de corrupción que han surgido, en particular el caso del arresto de la exsecretaria de Educación, Julia Keleher, a quien describió también como “una arrogante”, quien nunca le respondió un pedido para conversar sobre los asuntos de la agencia.

“El gobernador debe escuchar. Conmigo no han contado… y no han contado nada. Al nuevo (secretario de la Gobernación Ricardo Llerandi) lo he llamado y nunca me ha contestado”.

Romero expresó que desde inicio del cuatrienio a Rosselló se le había advertido, incluso por parte de su padre Pedro Rosselló, sobre las figuras con las que pensaba formar su equipo y no escuchó.