/Miguel Romero

Miguel Romero, certificado preliminarmente por la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) como alcalde electo de San Juan, radicó una petición de ‘mandamus’ ante el Tribunal de Primera Instancia de San Juan para que la alcaldesa saliente Carmen Yulín Cruz inicie y participe del proceso de transición conforme al Código Municipal.

Romero se ampara en el Artículo 2.001 del Código Municipal, que regula la transición en los municipios y dispone que el proceso entre la administración saliente y la entrante debe comenzar no más tarde de 15 días luego de la fecha en que se celebraron las elecciones generales. Argumentó que el proceso debió haber iniciado el pasado miércoles y que Cruz se niega a cumplir con lo establecido en la referida ley.

“La alcaldesa saliente tiene el deber ministerial de iniciar, participar y permitir que el proceso de transición comience en el Municipio de San Juan, dentro del marco establecido en el Artículo 2.001 del Código Municipal. A pesar de ello, se niega a cumplir con su obligación utilizando, a sabiendas, excusas y alegaciones falsas sobre el resultado de las elecciones del pasado 3 de noviembre”, indicó Romero.

Agregó que “la actitud de la alcaldesa saliente es una temeraria pues ella conoce que la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) emitió desde el pasado 7 de noviembre una certificación preliminar sobre el resultado de las elecciones generales”.

Indicó que es imperativo culminar con esta controversia para dar paso al trabajo que San Juan necesita y salir del presunto estado de abandono en que se encuentra el municipio.

“Ya nos enteramos de que la administración saliente adeuda más de $90 millones al retiro de los empleados municipales. Ya sabemos también que hay un desastre administrativo y deficiencias en el programa Head Start que provocaron que el municipio perdiese la asignación automática de unos $30 millones para administrar dicho programa municipal”, reveló.

Romero añadió que “es inaceptable que ahora pretendan evadir su responsabilidad de llevar a cabo un proceso de transición para ocultar el desastre que tienen y la negligencia crasa en el manejo de la administración pública municipal”.

El también senador envió una primera misiva a Cruz el 9 de noviembre, a la cual ella ripostó de manera pública que no comenzará con el proceso de transición porque no reconoce a Romero como alcalde electo. El pasado 18 de noviembre —fecha límite para comenzar el proceso— Romero cursó una segunda misiva a la alcaldesa en la que le solicitó hora y lugar para comenzar los trabajos.

Reacciona Cruz

La alcaldesa declaró a EL VOCERO que Romero está en todo su derecho de tomar la acción que encuentre pertinente.

“En ningún momento nos hemos negado a cumplir con el proceso de transición. Según mi conferencia de prensa, lo único que esperamos es por el presidente de la Comisión Estatal de Elecciones”, expresó.

La CEE aún no ha comenzado el escrutinio general y no es hasta que ese proceso termine que se emitirá la certificación oficial con los resultados del evento electoral del 3 de noviembre.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.