Doctor working in hospital to fight 2019 coronavirus disease or COVID-19. Professional healthcare people with other doctors, nurse and surgeon. Corona virus medical care and protection concept.
De acuerdo con representantes del sector de la salud, durante el año de la pandemia de covid-19 se redujo la fuga de personal médico y de enfermería en la Isla. >Suministrada

El éxodo de médicos y enfermeros se redujo durante la pandemia de covid-19 debido al reto que representaba el manejo de la crisis salubrista tanto en Puerto Rico como en otros países, pero hay temor entre estos profesionales de que al finalizar la emergencia sanitaria se reinicie la fuga debido a las precarias condiciones laborales.

En Puerto Rico hay alrededor de 9,000 médicos y 38,000 profesionales de la enfermería, pero hay áreas médicas especializadas en las que escasean. A la situación se suma que muchos estudiantes de medicina no encuentran ambiente favorable para ejercer en la Isla una vez graduados.

José Torres Ruiz, rector de Ponce Health Sciences University, expresó que “es cierto lo que se dice de que durante la pandemia el éxodo de médicos y de otros profesionales de la salud se redujo porque las condiciones desfavorables que están afectando aquí están afectando en el mundo. Esos últimos tres años antes de la pandemia, Puerto Rico perdió alrededor de 5,000 médicos. Si hablamos del 2015 al 2020, fueron 5,000 médicos que se fueron a Estados Unidos, y muchos de ellos especialistas”.

En el listado de especialistas de mayor escasez figuran los pediatras, nefrólogos pediátricos, psiquiatras, ginecólogos obstetras, odontólogos y dentistas, detalló el rector. “En un gran número de pueblos de la Isla, esas especialidades están bien escasas y han estado así hace ya varios años”, afirmó y agregó que muchos se establecen en Florida o en Texas.

“Una vez la pandemia termine se retorna esa fuga mayormente para Florida”, anticipó.

Torres Ruiz entiende que se debe enmendar el Código de Incentivos de 2019 —donde se agrupó la Ley de Incentivos Médicos de 2017— para que la exención contributiva de 4% a los médicos alcance un número mayor de especialistas. “En el 2017, se estableció una exención contributiva de 4%, pero ese incentivo está restringido a ciertas especialidades. Los médicos que atienden a casi el 90% de los pacientes —que son los generalistas, los internistas y los de medicina de familia— no son elegibles para esta exención”, puntualizó.

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos, también reconoció que el éxodo ha mermado, pero pronosticó que “si no acaban de extender el decreto a los médicos primarios habrá un éxodo de médicos primarios tan pronto acabe la pandemia”.

“Ahora mismo hay un sistema doble donde la mayoría de los médicos especialistas tienen decretos y los primarios están sin decretos, que son la mayoría de los médicos del País”, agregó. Especificó que antes de 2017, había alrededor de 14,000 médicos en Puerto Rico y que como producto del incentivo han logrado mantener 9,000 de estos profesionales.

Para Ramos la responsabilidad principal del éxodo de los médicos recae sobre los planes médicos y sus bajas tarifas. “La gente en la pandemia se suele quedar como está y cuando acabe la pandemia es que va a comenzar el éxodo masivo. La gente se siente discriminada de que un grupo tiene decretos y de que otro grupo no”, sostuvo.

Este asunto, sostuvo, ya se conversó con el gobernador Pedro Pierluisi y con la Legislatura. “Todo el mundo es muy empático y le echa la culpa a la junta fiscal, pero el gobierno también tiene que sentarse a negociar con la junta. Hay que resolver este problema antes de que ocurra el éxodo nuevamente”, alertó.

Regresan los enfermeros

La presidenta del Colegio de Profesionales de la Enfermería, Ana Cristina García, indicó que se ha reflejado una baja en el éxodo de enfermeros durante la pandemia.

“No estoy viendo éxodo porque bajo las estadísticas que tengo de enfermeros activos en el colegio el patrón ha sido de aumento. La mayoría de las personas que paga colegiación por ley está trabajando aquí en Puerto Rico y es el mínimo de esos 38,000 enfermeros que están fuera de la Isla los que quieren seguir pagando la colegiación”, expuso.

En el comienzo de la pandemia, alrededor de 250 enfermeros fueron despedidos de los hospitales y la mayoría se fue del País. “Ellos tuvieron que buscar trabajo y, de hecho, fuera del País. Sin embargo, de los pocos que se van no puedo dar números, pero se van por mejores condiciones laborales y salariales”, abundó.

García señaló que ha detectado casos de enfermeros que regresan de Estados Unidos a ejercer en la Isla.

“Están llegando enfermeros de Estados Unidos a ponerse al día en la colegiación, y fuera del número común que antes podía venir al año —de tres o cuatro enfermeros— que venían de afuera a ponerse al día en la cuota. Ahora puedo decir que mensualmente están viniendo cinco y seis enfermeros de afuera para que se les facilite la activación y puedan irse a trabajar”, afirmó.

Puntualizó que se van por las condiciones laborales en la Isla y en busca de aumento salarial. “Los enfermeros ya no quieren ir a los hospitales a trabajar, se están yendo para los planes médicos, trabajar en hospicios y ‘home care’. Detestan los hospitales por las malas condiciones, los turnos rotativos, falta de personal, solos corriendo los turnos y con 14 o 20 pacientes. Es inhumano y el que se está yendo es porque no están reclutando en los hospitales”, añadió.

En el pasado cuatrienio, la entonces gobernadora Wanda Vázquez aprobó un aumento salarial a los enfermeros, que se reflejará en 2022 en el sector público y en 2023 en el sector privado. García resaltó que el gobierno aún no tiene el reglamento para hacer valer la ley.

Se quedan los de Ciencias Médicas

Humberto Guiot, decano interino de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas (RCM), estableció que la mayoría de los profesionales de salud que se gradúan tienden a quedarse en la Isla.

“Sabemos que muchos de los residentes que nosotros preparamos se quedan alimentando nuestra facultad. No solamente pasa en medicina, sino que también pasa en farmacia, enfermería y en el resto de las escuelas”, expresó Guiot a EL VOCERO.

El académico indicó que hay situaciones en el sistema de salud que si son atendidas, mejorarían las condiciones de trabajo de los profesionales sanitarios y “mejoraría a que los médicos quieran quedarse”.

Este año, el RCM graduó 739 nuevos profesionales de la salud. Mientras que Ponce Health Sciences University, 299 salubristas completaron grados, de los cuales 88 son en medicina.

El rector Torres Ruiz afirmó que el 50% de los graduados en medicina de esa institución hacen la residencia en Estados Unidos.

“Esto tiene que ver mucho con las deudas. El RCM tiene una excelente educación, a precios bajos y la matrícula es baja. Nosotros tenemos una educación de primera, pero la matrícula es tres veces más y eso es general en las escuelas privadas de medicina. Eso fuerza a los muchachos y muchachas a irse al exterior a buscar residencias con salarios más altos porque salen con deudas grandes”, expresó.

EL VOCERO pidió una reacción de la Asociación de Hospitales, pero al cierre de esta edición no se recibió respuesta.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.