Larry Seilhamer

Seilhamer dijo que “la idea es tratar de moverlos a corporaciones públicas para que no haya un desfase en los salarios de los empleados de administración”.>Archivo / EL VOCERO

El Comité Timón para la Fiscalización del contrato entre la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la empresa LUMA Energy -a través de su presidente Larry Seilhamer- justificó el masivo traslado de empleados de las áreas de transmisión y distribución a agencias no relacionadas con su experiencia laboral como lo son, por ejemplo, el Departamento de Educación, el Departamento de Recreación y Deportes (DRD), el Departamento de Hacienda y el Conservatorio de Música de Puerto Rico.

Seilhamer, sin embargo, no fue claro al ser cuestionado en una vista pública de la Comisión de Energía de la Cámara de Representantes sobre si esas agencias y corporaciones tienen presupuesto para absorber a los miles de empleados de la AEE que no fueron contratados por la privatizadora que, de junio en adelante, se hará cargo de gran parte del sistema eléctrico de la Isla.

“Reitero que el espíritu era proteger a los empleados de la AEE. Previo a estas cartas de movimiento involuntario se había notificado para que identificaran cuáles eran las agencias en las que ellos entendían que podían pasar y se extendió hasta el 12 de abril para darle mayor oportunidad”, dijo Seilhamer a preguntas del representante popular Luis Raúl Torres, quien preside dicha comisión.

Algunos empleados de la AEE compartieron fotografías de las cartas que se recibieron anunciándoles su nuevo lugar de trabajo, y criticando el que, por ejemplo, un celador de línea pase a trabajar al DRD. Según las denuncias, la lista de agencias a las que serían enviados es diversa y nada relacionado con su actual trabajo.

“El mismo se hace, en mi opinión, como una movida para forzar al empleado, aunque renuncie a sus derechos, a que se vaya a trabajar a LUMA, en ocasiones como servicio profesional y ni siquiera son empleados”, manifestó Jorge Bracero, operador auxiliar de la AEE, que tomó notoriedad en las redes sociales tras la devastación ocasionada por el huracán María.

Seilhamer argumentó que “la idea es tratar de moverlos a corporaciones públicas para que no haya un desfase en los salarios de los empleados de administración”.

“La Ley 120 ordena, ante la preocupación suya, que la Oficina de Administración y Transformación de los Recursos Humanos (OATRH) tiene que capacitar a esos empleados para que puedan ejercer esas nuevas funciones”, agregó el también designado secretario del Departamento de Estado.

“¿Usted ha identificado los millones que va a costar mover esos empleados a otras agencias del estado?”, preguntó Torres, quien recordó pasadas vistas públicas en las que la Oatrh expuso que había alrededor de 20,000 plazas vacantes en las agencias, pero no pudieron precisar si tenían fondos para ocuparlas.

“Eso es una respuesta que debe dar el director de Oficina de Gerencia y Presupuesto”, expresó.

El presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández, asistió a la vista, aunque no para preguntar del tema. El legislador, en cambio, lanzó una advertencia a Seilhamer y al gobernador Pedro Pierluisi para que enmienden el contrato. Dijo que el gobernador tiene en sus manos “la puerta” para el nombramiento de Seilhamer.

La Cámara condicionó el nombramiento del secretario de Estado a cambio de enmiendas a la reforma electoral; y el nombramiento del designado contralor Manuel Torres Nieves, a que se posponga la entrada de LUMA Energy y se revise el contrato.

El representante independentista Denis Márquez cuestionó a Seilhamer sobre si es bueno para la Isla que se pierda la experiencia que tienen en transmisión y distribución de energía los empleados de la AEE.

“Creo que nadie se puede sentir alegre de la desintegración de ese patrimonio que le sirvió bien en un momento dado al pueblo. Sin embargo, hubo el momento en que dejó de servir bien, tenían un déficit, no se podía cumplir con sus obligaciones, no había dinero para nómina, ni para hacer reparaciones”, expresó Seilhamer.

“A base de eso en 2018 es que se termina una política pública para transferir los activos de la AEE al sector privado. En esa visión se determina que se mantiene la transmisión y distribución bajo el pueblo con la visión y el deseo que fueran la mayoría de los empleados de AEE los que estuvieran en esa operación”, añadió.

Periodista destacada en la Legislatura de Puerto Rico.