Miguel Romero

El senador Miguel Romero durante la sesión ordinaria del Senado.

El Senado aprobó esta tarde a viva voz un proyecto que ordena a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y al Negociado de Energía dejar sin efecto el aumento en la tarifa de la luz propuesto a entrar en vigor el 1ro de noviembre.

El autor del Proyecto del Senado 1427, Miguel Romero, señaló durante un turno sobre la medida que los esfuerzos para generar eficiencias energéticas no deben redundar en aumentos a los abonados.

“Nosotros favorecemos el tener un Negociado de Energía, favorecemos que sea un cuerpo independiente, siempre y cuando implemente la política pública que establece el pueblo de Puerto Rico a través de sus instituciones democráticas”, expresó el senador.

La medida también enmienda la Ley 57 de 2014 (Ley de Transformación y Alivio Energético) y la Ley 17 de 2019 (Ley de Política Pública Energética de Puerto Rico) a fin de eliminar las métricas que buscan alcanzar un 30% de eficiencia energética para el 2040.

“En las condiciones económicas actuales, resulta inapropiado ejecutar un aumento tarifario que tendría un impacto de esta magnitud sobre los clientes de la AEE. Dada esta circunstancia, resulta necesario enmendar la Ley 57 y la Ley 17 con el propósito de clarificar que la meta propuesta del 30% de eficiencia energética al año 2040 no debe perseguirse a expensas del pueblo”, reza la propuesta.

El senador del Partido Popular Democrático (PPD), Aníbal José Torres, favoreció la medida. Sin embargo, mostró preocupación ante la eliminación del artículo 6.29 de la Ley 57 sobre la eficiencia energética.

Ante esto, el vicepresidente del Senado Larry Seilhamer aclaró que no se abandona la eficiencia energética, sino que se pospone para ser retomada más adelante “con la participación ciudadana”. Según Seilhamer, el Senado podría aprobar más adelante una resolución que defina el tiempo que tendrá el Negociado de Energía para auscultar los métodos de financiamiento y las métricas de eficiencia energética.

El senador popular Cirilo Tirado expresó su voto en contra y describió la pieza como una “políticamente hipócrita”, pues “cuando hay crisis, reaccionan”. Consideró que el proyecto fue radicado para ganar la buena voluntad del electorado, aunque al final no cambien nada.

Por su parte, el senador independiente José Vargas Vidot mostró su apoyo al proyecto, que describió como uno de “justicia social”, aunque resaltó que no se deben dejar a un lado los pasos para lograr la eficiencia energética en la Isla antes de que sea demasiado tarde.

“Entiendo que el consumidor jamás debe llevar en sus hombros la carga de la ineficiencia de un sistema, y eso yo creo que debe ser un principio, sobre todo en un país en quiebra, en un país en donde estamos trabajando todavía con escombros de hace dos años”, expuso.

El aumento fue aprobado por el Negociado de Energía mediante una resolución y orden, en la que se detalla que estaría vigente hasta el 30 de junio de 2020 y mediante el cual espera recaudar $13 millones.

El alza de $0.64 será para quienes consuman en promedio 500 kilovatios-hora (kWh) al mes. Quienes consuman 800 kWh recibirán un aumento de $1.02. El consumo de 1,100 kWh representará un alza de $1.41, mientras que el consumo de 1,400 kWh redundará en $1.79.

El proyecto pasa ahora ante la consideración de la Cámara de Representantes. De ser aprobado, se enviará a La Fortaleza para la firma de la gobernadora Wanda Vázquez Garced, quien anoche pidió al negociado que “reconsidere” el aumento tarifario.