Pedro Pierluisi

El gobernador Pedro Pierluisi ofrece mensaje ante el Cónclave Proyecciones 2021 de ASORE, en el Centro de Convenciones de Miramar. (Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO)

Ante la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (ASORE), el gobernador Pedro Pierluisi dejó saber que si los contagios y hospitalizaciones por Covid-19 no se alteran, podría flexibilizar la orden ejecutiva a partir del 7 de febrero.

“Si fuera por mí, aquí no habría toque de queda. El toque de queda es una medida extrema. Eso restringe y violenta libertades individuales. Pero estamos todavía enfrentando una pandemia nunca antes vista por un siglo y el toque tiene unas funciones. La función que tiene es que la gente, en la medida posible, permanezcan en sus hogares”, dijo Pierluisi en su mensaje ante los dueños de restaurantes en una reunión en el Centro de Convenciones de Miramar. “Si fuera por mí, no habría nada de eso, pero no es tan sencillo porque tengo que estar velando (los datos) y la capacidad de los hospitales porque jamás quisiera ver que el sistema hospitalario sea comprometido”.

La orden ejecutiva actual está vigente hasta el 7 de febrero. El gobernador recordó que esta orden tiene algunas, más no todas las peticiones que hizo el sector de los restaurantes, el cual todavía está limitado en su capacidad de operación. El gobernador adelantó que estas restricciones serán flexibilizadas, aunque no dijo que serán eliminadas del todo.

“El 7 de febrero vence la orden actual y lo que he visto en cuestión de estas tres semanas que ha estado la orden que yo emití es que la ocupación de hospitales ha bajado”, dijo el gobernador. “Si la puedo flexibilizar un poco más, lo voy a hacer”.