Manifestación

Los mensajes de optimismo han sido consistentes a lo largo de los seis días de manifestaciones de los ciudadanos.

El que Ricardo Rosselló insista en quedarse como gobernador —a pesar de los múltiples reclamos para que renuncie— puede ser catalogado como “maltrato social”, expuso la psicóloga Nery-Joe Fernández.

Psicólogos consultados por EL VOCERO coincidieron, además, en que actualmente se les está invalidando el reclamo a miles de manifestantes cada vez que Rosselló reitera que seguirá con las riendas de un gobierno que aparenta estar colapsando.

“Aferrarse a la gobernación es un maltrato social porque estamos protestando por algo que es injusto, indignante. A corto plazo, ya vemos las consecuencias. Estamos manifestándonos y no nos están validando nuestro reclamo”, dijo Fernández.

A medida que pase el tiempo y no se valide lo que muchos sectores están pidiendo, el reclamo va intensificándose, añadió.

Aunque ya el gobierno estaba en una posición difícil tras los arrestos federales por supuesto lavado de dinero y malversación de fondos públicos dentro de dos agencias principales —Administración de Seguros de Salud (ASES) y el Departamento de Educación (DE)—, la actual administración entró en una histórica polémica tras la divulgación de las 889 páginas de un chat protagonizado por el gobernador, miembros de su gabinete y asesores.

En los intercambios de mensajes, Rosselló y los participantes hacen comentarios homofóbicos, misóginos, burlas e insultos a otros funcionarios.

También hay mofa a problemáticas sociales, como las protestas de la Colectiva Feminista en Construcción y el taponamiento de cadáveres en el Negociado de Ciencias Forenses (NCF). La burla al NCF la hizo el entonces representante del gobernador ante la Junta Federal de Control Fiscal, Christian Sobrino.

De igual forma, se desprende que podría haber conspiración para perjudicar a otros funcionarios en sus respectivos puestos políticos. La indignación ante este cuadro es colectiva.

Se afectan relaciones sociales

Tanto Fernández como la psicóloga clínica Kevian Calderón coincidieron en que esta situación ha generado que no se tenga un “liderato sólido” y que, por ende, se afecten las relaciones de confianza en el ámbito social y también a nivel político.

“No tenemos un liderato sólido y esto genera desconfianza. Se cuestionan: ¿Cómo puedo creer nuevamente en estas personas a las que se les depositó confianza? ¿No te pueden volver a traicionar?”, consideró la experta.

Cabe mencionar que Rosselló comentó en el chat que cogían de “pende… hasta los nuestros”.

“Al quedar en descrédito, haber una situación en donde la gente pierde confianza en esos líderes, se crea una sensación de inseguridad generalizada”, comentó por su parte Calderón, quien también es miembro de la Asociación de Psicología de Puerto Rico (APPR).

Esta situación, agregó, genera que se pierda estabilidad emocional y que se exista una incertidumbre constante.

“La gente se siente defraudada”

La presidenta de la APPR, Kalitza Baerga, afirmó que la situación en general ha provocado “mucha ansiedad” entre los ciudadanos y que, sin duda, la gente se siente “defraudada”.

Alertó también, que se podría dar la situación de que aumenten los casos de depresión y se exacerbe la ansiedad colectiva.

“Esto ha provocado mucha ansiedad, la gente se siente defraudada y toda esa vorágine de emociones nos extenúa aun más. Estamos todos volcados en esta situación actualmente”, dijo.

Violencia en contexto colonial

“Aunque en la psicología no promovemos la violencia como solución, sí hay explicaciones acerca de por qué sucede. Frantz Fanon —un psiquiatra de Martinica— habla de la violencia en el contexto colonial e indica que la deshumanización de las personas, del colonizado, es un acto de violencia”, dijo a EL VOCERO el psicólogo clínico Eduardo Lugo.

Fanon es conocido como un pensador humanista existencial y radical en la temática de la psicopatología de la colonización.

“A esto le podemos añadir la violencia institucional que se genera en este contexto. La violencia institucional que se ve ejemplificada a través de la corrupción y las expresiones de desprecio hacia ciertos sectores de la sociedad”, mencionó en alusión a la mensajería intercambiada en el polémico chat y sobre otras alegaciones de corrupción gubernamental

“En ese contexto, la violencia del pueblo, del colonizado, se da como una expresión de catarsis, de desahogo ante una situación abusiva”, sostuvo.

“Hay personas que no van a estar de acuerdo con el proceso que se está dando, pero estamos viendo una solidaridad que trasciende partidos para exigir que tengamos un sistema más democrático”, acotó.

Recomendaciones para manejar emociones

Los psicólogos consultados indicaron que es necesario mantenerse informado de lo que está pasando, pero también es imperativo “desconectarse” de vez en cuando para no sobrecargarse de la problemática que enfrenta el País actualmente.

Asimismo, instaron a realizar actividades para bajar el estrés, tales como caminar o algún pasatiempo preferido.

De igual forma, exhortaron a que ciudadanos que sientan que no pueden manejar sus emociones, busquen ayuda profesional de inmediato.

Sin cifras sobre manifestantes

Ayer el País entró en su sexto día consecutivo de manifestaciones con el histórico pedido de dimisión hacia el primer ejecutivo.

Se ha dicho que el miércoles sobre 400,000 personas abarrotaron las calles del Viejo San Juan. EL VOCERO le pidió a una oficial de prensa del Departamento de Seguridad Pública (DSP) una cifra aproximada de los manifestantes, pero se indicó que la Policía no podía “confirmar la cantidad debido a que no hubo una coordinación previa que nos diera un estimado”.