Pierluisi

El gobernador Pedro Pierluisi reiteró que el asunto sobre el futuro de las empresas foráneas es una prioridad. >Brandon Cruz González / EL VOCERO

La posibilidad de que el Tesoro federal deje de reembolsar el impuesto que pagan aquí las empresas foráneas significaría una estocada mortal al presupuesto del País, y el gobernador Pedro Pierluisi aseguró que continúan las gestiones con el gobierno federal para que se extienda este beneficio.

“El tema del crédito federal a las corporaciones foráneas radicadas en Puerto Rico es un asunto medular para nuestra Isla y así se lo hemos comunicado al gobierno federal. Estamos trabajando junto al Tesoro federal para aprovechar el potencial de Puerto Rico ante la política pública de Estados Unidos de traer la manufactura de vuelta a la nación para eliminar nuestra dependencia en productos biomédicos del exterior”, declaró Pierluisi en comunicación escrita a EL VOCERO.

Aseguró que se encuentra “abordando este tema con el equipo del presidente Biden en conferencias telefónicas y les he reiterado lo mismo que ha solicitado el secretario de Hacienda Francisco Parés: que cualquier transición del crédito federal requiere una estrategia con un tiempo razonable para llevar a cabo las gestiones necesarias al sector industrial local, que le provea opciones reales y sensatas y al mismo tiempo proteja la situación fiscal de nuestra Isla”.

La preocupación del gobierno quedó plasmada en el informe de transición entregado el jueves, el cual enumera entre los problemas del gobierno la “alta dependencia en recaudos de Ley 154, los cuales podrían estar en peligro a corto plazo y no se cuenta con un plan de transición con ingresos que sustituyan esos recaudos”.

El secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Cidre, informó que en la primera reunión entre el comité de transición de Pierluisi y el comité de transición del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se discutió la Ley 154 que permite el impuesto a estas industrias foráneas.

Este impuesto de 4% se sostiene porque el Tesoro ofrece un crédito a las industrias que lo pagan en la Isla. Pero el crédito es un acuerdo con el Gobierno federal y puede ser anulado en cualquier momento. Si se elimina el crédito a estas industrias, podrían abandonar la Isla dejando un hueco presupuestario de más del 30% en los ingresos del País. La solicitud del gobierno actual es que el Tesoro ofrezca otra prórroga —esta vez de tres años— en lo que se decide cómo crear un nuevo impuesto con garantía de repago federal.

Cidre recordó que son unas 12 compañías las que pagan ese impuesto en la Isla.

“Obviamente es algo que hay que atender con suma urgencia porque pudiera ser la diferencia entre que el ‘landed cost’ de hacer negocio en Puerto Rico sea atractivo o no lo sea”, indicó el secretario. “Mi posición es defender esto no únicamente por Puerto Rico, sino en el momento histórico que vive el País”, añadió.

Cidre señaló que el discurso del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump de sacar industrias de China y moverlas a Puerto Rico se quedó solo en palabras.

“El uso de “fire China and hire Puerto Rico” fue eso, un discurso. No fue cierto. En Estados Unidos hay 50 estados que pueden reclamar esas industrias como parte de su estrategia y pueden hacerlo sin ningún problema. No estamos solos”, afirmó Cidre.

“Hay 50 estados y están los vecinos inmediatos como Guatemala, Costa Rica y República Dominicana que están reclamando su cercanía a Estados Unidos como un atractivo para estas industrias”, explicó.

Según entiende, las reuniones para insistir en extender el beneficio de repago a las foráneas enfrentan el escollo adicional de que serán a distancia por el Covid-19, y también las nuevas medidas de seguridad en la capital federal.

“Ir a Washington no es recomendable. DC está sitiado. La entrada al Congreso se limita a los empleados y congresistas y los parámetros de seguridad impiden acercarse. Lo seguiremos haciendo de forma virtual”, aseguró.