20180603_VR_MUERTES_MARIA_JB_3.JPG

La Escuela de Salud Pública del Instituto Milken, de la Universidad de George Washington, presentó su informe preliminar sobre el posible exceso de mortalidad por el huracán María, sin una cifra de muertes.

El informe divulgado hoy, con fecha del 22 de mayo, se concentra en describir cómo se planificó el proyecto y se armó el equipo como una respuesta rápida a una crisis social y de salud pública.

Además, explica los objetivos de los dos componentes de la evaluación: estimar el exceso de mortalidad y evaluar la comunicación de la mortalidad.

“Este informe preliminar proporciona una actualización de las actividades del proyecto, desde su lanzamiento hasta hoy. Es una relación del proceso más que de productos. La mayoría de las secciones describen procesos que se han implementado. Estos procesos conducirán a resultados que aún no se han obtenido”, reza el documento de 24 páginas.

El informe está dividido en cuatro secciones. La primera es una narración del desarrollo del proyecto; la segunda y la tercera sección describen el progreso en los dos componentes del proyecto, la estimación del exceso de mortalidad y la evaluación de la comunicación de salud pública y mortalidad y la cuarta sección del informe describe las perspectivas y los próximos pasos que conducen a la finalización del proyecto.

Para esta investigación, el gobierno aportó $305,000.

La expectativa del Instituto Milken es producir un informe, como una evaluación independiente del posible exceso de mortalidad por el huracán María en Puerto Rico. Se esperaba que el estudio pudiera concluirse este verano.

La cifra de muertes oficial, relacionadas al huracán asciende a 64.

Otro estudio

La Universidad de Harvard produjo un estudio en el que encontró que la interrupción de la atención médica en pacientes con enfermedades crónicas fue la principal causa de las 4,645 muertes en exceso ocurridas en Puerto Rico durante los meses posteriores al huracán María. El estudio de Harvard se basó en estimaciones de encuestas de hogares y no en registros reales de defunciones.