Educación

Hernández alegó que el informe sobre los planteles con columna corta lo realizó el Colegio de Ingenieros y que no le han entregado el mismo. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

El Departamento de Educación no ha arreglado ni una sola de las escuelas públicas con columna corta, un asunto que está en la mirilla desde que comenzaron los terremotos en el suroeste de la Isla en enero pasado. El secretario de la agencia, Eligio Hernández, no pudo precisar ayer cuántos planteles tienen este problema estructural que —según advirtió el Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico (CIAPR)— representa un peligro en caso de sismo.

Las escuelas han estado vacías desde marzo, cuando el País entró en un cierre total para evitar los contagios con coronavirus. En enero, el gobierno anunció que la Autoridad de Edificios Públicos (AEP) inspeccionaría 389 escuelas, mientras que la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI) y la Oficina para el Mejoramiento de las Escuelas Públicas se encargarían del resto de los planteles. Se anunció, además, la contratación de cinco empresas que cobrarían $1,200 por la inspección de cada plantel.

Las escuelas públicas permanecieron cerradas mientras se realizaban las inspecciones y la discusión giró en torno a la peligrosidad de estas columnas cortas, que no tienen la capacidad de aguantar la estructura en caso de un movimiento de tierra.

Ayer, en el cuarto día de las vistas de transición entre el gobierno saliente y el entrante, salió a relucir que Educación no ha hecho nada para resolver este problema estructural en las escuelas. Durante la vista, Hernández alegó que el informe sobre los planteles con columna corta lo realizó el Colegio de Ingenieros y que no se le ha entregado. Informó que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) está “completando los procesos de evaluación” de las escuelas en el sur.

Expuso que se hizo una petición para un fondo de emergencia de $63 millones, pero el dinero no ha sido asignado.

“Educación sometió un planteamiento de emergencia para atender las escuelas del sur. Sometimos el planteamiento en dos ocasiones de $63 millones. Se nos recomendó, y estamos acogiendo esa recomendación, someter el mismo para que usemos fondos de mitigación”, afirmó el funcionario.

“La opción que está vigente en este momento es utilizar unas economías internas que hemos identificado de $20 millones que nos permitan trabajar con las escuelas parcialmente aptas y eso está ante la consideración de la Junta (de Control Fiscal)”, agregó el titular de Educación.

En la conferencia de prensa durante el receso de la vista, se le cuestionó al funcionario por qué no han aprovechado que las escuelas están cerradas desde marzo para realizar estas mejoras. Contestó que están evaluando el “archivo histórico de infraestructura y hemos identificado las escuelas a las que se les hizo ‘retrofit’, que es un mecanismo de arreglo de columnas cortas después de varios eventos atmosféricos”.

“No hemos tenido la oportunidad de arreglar las columnas cortas por lo siguiente: no hay fondos consignados estatales a estos fines y ahora, con la asignación de $2,300 millones, vamos a poder no sólo arreglar las escuelas, sino reconstruir el sistema educativo público y llevar todas las escuelas a código”, detalló.

Afloran las discrepancias

Durante la continuación de las vistas de transición quedaron en evidencia las discrepancias entre los incumbentes y el grupo de trabajo que representa al gobernador electo, Pedro Pierluisi.

En el primer receso de la extensa vista de ayer, el presidente del comité de transición entrante y alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, comenzó la conferencia de prensa enumerando lo que entiende son las deficiencias de Educación.

Cuando terminó, el secretario de Estado y presidente del comité de transición saliente, Raúl Márquez Hernández, pidió tiempo para enumerar lo que él entiende han sido los logros de la actual administración. Entonces, Rivera regresó al micrófono sólo para decir que los jefes de agencia están precisamente llamados a realizar el trabajo para el que se les paga.

“Qué bueno que algo se ha hecho. A eso estamos llamados los servidores públicos. Pero me preocupa el retraso en áreas que son medulares e importantes, especialmente en aprovechamiento académico y las condiciones que debe tener todo estudiante para que pueda recibir la enseñanza de manera efectiva”, ripostó Rivera.

La lista de trabajos enumerada por el secretario de Estado incluyó la repartición de tabletas y computadoras a los estudiantes del sistema público.

“Además de los señalamientos que muy bien levanta el comité entrante, el secretario tuvo la oportunidad de traer ante el comité un sinnúmero de logros. Si bien es cierto que hay asuntos que pueden estar retrasados o que puedan haber señalamientos, también es cierto que el secretario ha hecho un gran trabajo”, expresó Márquez Hernández.