Terremoto

Parte de los daños registrados en el suroeste de la Isla a raíz del magnitud 6.4 del pasado 7 de enero.

El sistema de aviso de alerta a teléfonos móviles del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead) no fue activado tras el terremoto de magnitud 6.4 reportado en el suroeste del País el pasado 7 de enero.

Esta información se desprende de una resolución de la autoría del presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, que ordena a la Comisión de Innovación, Telecomunicaciones, Urbanismo e Infraestructura de la cámara alta realizar una investigación sobre las razones por las cuales este sistema de aviso no fue activado.

Sin embargo, el secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Pedro Janer, indicó que el Sistema Integrado de Alerta Pública y Advertencia (Ipaws, por sus siglas en inglés) se activa cuando es necesario requerir a la ciudadanía que tome acciones preventivas inmediatas.

“Por ejemplo, aviso de tsunami, huracanes, inundaciones, etcétera. Al no poder anticipar los terremotos, no podemos alertar a la ciudadanía sobre la situación. El sistema está operante y disponible para alertar a la ciudadanía de forma inmediata en caso de una emergencia que requiera tomar acción preventiva”, expresó Janer en declaraciones escritas a EL VOCERO.

La Resolución del Senado 1313 —que fue aprobada por unanimidad— establece en su exposición de motivos que en enero de 2018 el entonces comisionado del Nmead, Carlos Acevedo, anunció que estaría implementando un sistema nuevo de aviso de alerta que complementaría el Sistema Ipaws pues sería utilizado para todo tipo de evento de emergencia que ocurra en Puerto Rico.

“El 28 de diciembre se comenzaron a sentir en el sur de la Isla una serie de sismos, que junto al terremoto de magnitud 6.4 ocurrido al sur de Guánica el martes, 7 de enero de 2020, a las 4:24 a.m., causaron serios daños en el área sur y suroeste de la Isla y dejaron sin servicio eléctrico a todo Puerto Rico. Ese terremoto en específico generó en el momento advertencias de tsunami. Sin embargo, hasta donde tenemos conocimiento, los ciudadanos no recibieron alertas en sus teléfonos móviles”, reza la medida.

A base de esto, se indica en la resolución que es imperativo que se determinen las razones por las cuales el sistema de aviso de alerta a teléfonos móviles, que supuestamente está en funcionamiento, no fue activado tras el referido terremoto.

Ojo a las sirenas de tsunami

De otro lado, el Senado también aprobó ayer ordenar a la Comisión de Seguridad Pública realizar una investigación sobre el funcionamiento del sistema de sirenas de alerta de tsunami tras el terremoto. La medida fue aprobada con 26 votos a favor y uno en contra, del senador popular Cirilo Tirado Rivera.

En medio de la sesión ordinaria, el senador popular Aníbal José Torres planteó que se estaba haciendo un esfuerzo doble con la Resolución del Senado 1314 porque el 27 de septiembre de 2019 dicho cuerpo legislativo había aprobado la Resolución del Senado 563, que era para los mismos propósitos.

En ese aspecto, el senador popular Eduardo Bhatia indicó que el problema del País es la incompetencia. “Acabamos de ver aquí algo que ya se aprobó y se vuelve a aprobar… y el problema fundamental… es la incompetencia de aquellos que tienen que tomar la decisión”, dijo.

Sin embargo, el portavoz de la mayoría novoprogresista en el Senado, Carmelo Ríos, mencionó que se habían hecho siete recomendaciones y que fueron sometidas al gobierno antes del terremoto. “Creo que es un seguimiento, son hermanas”, mencionó.

“Es diferente lo que vivimos con el terremoto del área sur que impactó a todo Puerto Rico, pero en el área sur en específico, que hay dos municipios que sí funcionaron el sistema y los demás no”, subrayó.

Asimismo, el senador Ángel “Chayanne” Martínez indicó que el año pasado el presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Henry Neumann Zayas, celebró una vista pública en la que el entonces comisionado del Nmead hizo un desglose sobre las sirenas que estaban funcionando.

“Una de las preguntas que le hizo a Carlos Acevedo era que si las sirenas que estaban colocadas en diferentes partes de Puerto Rico estaban funcionando. Me hizo un desglose y lamentablemente el desglose que Carlos Acevedo trajo a colación en aquella vista pública no era el correcto”, mencionó.

Mientras, Neumann Zayas comentó que muy poco se ha hecho con las recomendaciones que estaban contenidas en el informe de la Resolución del Senado 563, que era también para investigar el funcionamiento del sistema de sirenas de alerta de tsunami.

“Poco se ha hecho. Todavía tenemos dos torres en el piso. Todavía, según hemos encontrado, la mayoría de las alarmas de tsunami no han sido reemplazadas, las que estaban defectuosas”, reveló.

En tanto, el senador del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez, precisó que “el problema de fondo es que en Puerto Rico nos han hablado de planes de respuesta en casos de emergencia cuando no tiene, para todos los efectos prácticos, un sistema de alerta de emergencias”.