Urayoán Hernández

El portavoz alterno de la mayoría PNP en la Cámara, Urayoán Hernández Alvarado. >Suministrada

El candidato popular a la Cámara de Representantes por el Distrito 26 —que comprende Orocovis, Villalba, Coamo y Barranquitas— Orlando Aponte Rosario, solicitó al Negociado Federal de Investigaciones (FBI) que investigue al portavoz alterno de la mayoría novoprogresista en la Cámara, Urayoán Hernández Alvarado.

Aponte Rosario entiende que hay un “patrón de conducta que puede ser constitutiva de delito” por parte del representante, sus empleados y/o contratistas, según establece en una carta con fecha del pasado 21 de agosto y dirigida al FBI.

“Es evidente un patrón de aumentos de sueldos a los ayudantes del legislador, con circunstancias similares a las que terminaron en los arrestos del representante Nelson del Valle y María Milagros Charbonier”, señala el también abogado.

En la misiva de tres páginas, de la cual EL VOCERO obtuvo copia, Aponte Rosario asegura que es evidente que Hernández está utilizando su autoridad y contactos políticos para “otorgar contratos a sus allegados que le aportan cantidades sustanciales a su campaña política, pero que no se reportan a trabajar en el Capitolio porque tienen sus propios negocios (hielera), programas de radio y trabajan en los pueblos del distrito”.

En entrevista con este medio, el candidato popular dijo que a mediados de este mes sostuvo una conferencia telefónica con agentes del FBI en calidad de testigo. Indicó que les explicó a los agentes “en qué consistía la información que yo tengo y el posible esquema de ‘kickbacks’, como un tipo de compensación ilegal que le hacen al representante para poder subirles el salario a estos empleados”.

Precisamente, en la misiva especifica que es comprobable que algunos ayudantes especiales y/o contratistas de Hernández reciben cantidades sustanciales sin poder justificar un servicio brindado. Afirmó que “al presente el aumento de sueldo de una ayudante especial del legislador supera el sueldo del propio legislador, como se demuestra en la certificación que se acompaña con esta carta”.

Aponte Rosario señaló que Hernández tiene un salario de $7,070, mientras que la ayudante especial cobra $7,200. A tales fines, solicitó al FBI que investigue si el legislador recibe una compensación o ‘kickbacks’ por parte de estos empleados o contratistas. Aseguró que los empleados o contratistas identificados “no se presentan a trabajar al Capitolio y no tienen preparación académica, ‘expertise’ o experiencia profesional para justificar esos sueldos”.

Asimismo, denunció que Hernández cabildea en la Oficina de Desarrollo Socioeconómico y Comunitario para que le otorguen contratos por cientos de miles de dólares, sin subasta, a un empleado o contratista de su oficina legislativa al cual identifica a su vez como padrino de bodas del representante.

En entrevista con este medio, Aponte Rosario agregó que la información que da pie a su denuncia la recibió tras presentar un recurso en el tribunal. A raíz de eso, asegura que se le entregó una caja con 3,000 documentos.

Indicó que llevó las alegaciones contra Hernández a la Comisión de Ética cameral, pero que en aquel momento la presidenta era Charbonier y archivó la querella.

A preguntas sobre si estas denuncias pudiesen responder a su aspiración política, respondió: “Yo no necesito señalar, difamar o hacerle daño a nadie para poder decir quién yo soy, pero sí yo me he distinguido a través de mi trayectoria profesional como abogado de hacer los señalamientos y los cuestionamientos que entiendo que procedan en derecho”.

Se defiende el legislador

Por su parte, Hernández se defendió de las denuncias, catalogándolas de “difamación y calumnias”. Anticipó que presentará una querella contra Aponte Rosario ante el Tribunal Supremo “por violaciones a los cánones 35 de sinceridad y honradez y 38 de preservación del honor y dignidad de la profesión” de la abogacía.

“Es lamentable porque Puerto Rico está cansado de tanta politiquería. Ya por meses nosotros hemos ignorado ataques bajunos e injustos de este candidato, pero ya basta. Ya no me puedo estar quedando callado con semejantes disparates. Puerto Rico está harto de la campaña sucia y bajuna. O sea, el pueblo quiere ver el intercambio de ideas y conceptos, no de denuncias sin evidencia”, añadió.