Plaza las Américas

El 'task force' médico no recomendó la apertura de centros comerciales, salones de belleza, barberías, ni iglesias en esta segunda fase de reaperturas que comenzarán a partir del 26 de mayo.

No obstante, la gobernadora Wanda Vázquez anunció hoy que estos podrán abrir. 

En la conferencia de prensa la gobernadora dijo que las reaperturas contaban con el aval del 'task force' médico. A preguntas de EL VOCERO reconoció que había reservas en cuanto a reabrir los centros comerciales, pero que “se les explicaron las medidas que establecieron de los centros comerciales en términos de espacio, de cuantas personas, de cómo se iba a asegurar el distanciamiento y el uso de mascarillas”.

“No tomamos ninguna determinación que ambos 'task force' (médico y económico) no hayan dialogado y no haya sido en consenso”, manifestó. Ningún integrante del equipo médico estuvo presente en la conferencia de prensa.

Sobre los centros comerciales el 'task force' médico estableció que deben “permanecer cerrados en esta etapa”, sin ni siquiera hacer una distinción entre centros comerciales abiertos y cerrados, como lo hizo la gobernadora.

La recomendación del grupo de trabajo compuesto por médicos sobre los comercios al por mayor fue “fomentar la compra en línea o por teléfono, entrega al cliente o entrega al hogar”.

Además, sugirieron que “aquellas tiendas fuera de centros comerciales, pueden operar siguiendo los protocolos de protección y las medidas preventivas”. Entre estas destacaron limitar el número de ocupantes a un máximo de 50% de la capacidad establecida por bomberos, garantizar distancia física de 6 pies entre personas, hacer cernimiento de empleados antes de entrar a turno de trabajo y de clientes antes de entrar al local, requerir de cubierta naso-bucal e higiene frecuente de superficies de alto contacto, entre otras.

Pero, de acuerdo con Vázquez, los centros comerciales cerrados podrán atender clientes a partir del 8 de junio a razón de una persona por cada 100 pies cuadrados. Mientras, los centros comerciales abiertos podrán operar a una ocupación máxima de 50% de su capacidad.  Autorizó la reapertura desde el 26 de mayo a los fines de adiestrar, capacitar y preparar a los empleados e inquilinos para recibir al público en general. 

De otra parte, la recomendación del equipo médico sobre los restaurantes fue dirigida a aquellos restaurantes que tengan un área al aire libre (terraza o patio) y permitía comensales “garantizando distancia mínima de seis pies entre mesas y un máximo de 90 minutos por mesa”.

“Los clientes en una misma mesa deben ser miembros de una misma familia nuclear o personas que cohabitan. El máximo de ocupación en este caso será un 50% de la ocupación usual por bomberos de esa área del restaurante, ya que en los restaurantes no se pueden utilizar las mascarillas nunca para poder consumir durante su estadía en el mismo”, se establece en el informe.

En el anuncio de hoy la gobernadora autorizó  que los restaurantes puedan abrir a comensales, a una capacidad del 25%, sin distinción a espacios abiertos o cerrados.

Además, la gobernadora anunció aperturas de salones de belleza, barberías e iglesias, áreas no contempladas en esta fase por el equipo médico.

El 'task force' médico había incluido en su tercera fase, correspondiente a la semana del 15 de junio las aperturas en los sectores de servicios profesionales, comerciales y técnicos; el comercio al detal y alojamiento y restaurantes.

El informe detalla igualmente que basa sus recomendaciones en que en Puerto Rico no se han cumplido los cuatro criterios recomendados por la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins para considerar reapertura de los sectores económicos, que son una disminución en contagios por 14 días consecutivos; disponibilidad de pruebas; rastreo adecuado de contactos y suficiente capacidad hospitalaria para atender nuevos casos. Destaca que de estas, “el único de los cuatro criterios que entendemos se cumple es el de capacidad hospitalaria”.

En el documento de ocho páginas con fecha del 19 de mayo, no recomendó la reactivación de empleados gubernamentales no esenciales, sin hacer distinción entre áreas de trabajo. Sin embargo, la mandataria mencionó que a partir del 1 de junio comenzarán a trabajar presencialmente los empleados públicos de las áreas de finanzas y Recursos Humanos.

“Habíamos recomendado su apertura a partir del 25 de mayo. Sin embargo, en vista de que se ha adelantado la reapertura de otras áreas, de que todavía no hay pruebas suficientes ni rastreo adecuado y de que a estas alturas no podemos garantizar que las agencias públicas puedan proveer equipo de protección e higiene, e implementación efectiva de las medidas de mitigación, recomendamos, por el momento, posponer la reactivación de los empleados gubernamentales no esenciales”, reza el documento. Recomienda fomentar el trabajo a distancia.