Dra. Marianyoly

Dra. Marianyoly Ortiz, directora asociada de la Unidad de Control de Vectores de PR. >Josian E. Bruno Gómez/EL VOCERO

A medida que aumentan los contagios, hospitalizaciones y muertes por Covid-19, también incrementan los casos del virus del dengue en Puerto Rico, por lo que médicos comienzan a alertar sobre un posible brote paralelo a la pandemia de coronavirus, en momentos en que se confirma un incremento en la cantidad de mosquitos hembra Aedes aegypti.

A esto se añade que debido a la pandemia de coronavirus, las gestiones de fumigación en los municipios se han visto limitadas, lo cual es necesario para atacar los criaderos de mosquitos. Si se toman en cuenta los días lluviosos de la última semana, la alerta médica es mayor sobre todo en octubre, que es uno de los meses de más preocupación por el dengue.

La doctora Marianyoly Ortiz, directora asociada de la Unidad de Control de Vectores de Puerto Rico, planteó a EL VOCERO que el aumento en la cantidad de mosquitos hembra por trampa se sostiene y se mantiene por encima del nivel aceptable, que es de tres mosquitos hembra por trampa por semana.

“En el primer trimestre del año obtuvimos un promedio de ocho mosquitos hembra por trampa por semana, en el segundo (trimestre) nueve y en este último trimestre hemos obtenido un promedio de 13 mosquitos hembra por trampa por semana. Lo que indica un aumento de un 45% a un 65% en promedio”, añadió.

La cantidad de mosquitos es el factor que impacta el aumento en los casos de dengue siempre y cuando el virus esté presente, explicó Ortiz, al señalar que en marzo pasado la Unidad de Control de Vectores reportó que los mosquitos hembra Aedes aegypti —principal vector que transmite el virus del dengue, del zika y del chikungunya— estaban cargando dengue en el área metropolitana. De hecho, en mayo los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) alertaron a los viajeros a la Isla sobre precauciones para evitar contagiarse con el dengue.

“Como hemos informado anteriormente, el tener un número de mosquitos mayor de tres mosquitos hembra por trampa por semana, y tener el virus del dengue circulando en la Isla, presenta un factor de riesgo para que ocurra un brote de dengue en Puerto Rico”, advirtió Ortiz.

En el Departamento de Salud no hubo ayer un oficial disponible para hablar del tema. No obstante, fuentes relacionadas indicaron que en efecto “están todos los factores” para que se desarrolle un brote de dengue si no se toman mayores medidas.

Preocupación en el Colegio de Médicos

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos, alertó esta semana sobre el aumento en casos de dengue y enfatizó que el nivel de utilización de camas de intensivo en los hospitales rebasó el 70%, y no solamente por los casos de Covid-19.

Ramos afirmó el martes que “están aumentando dramáticamente los casos de dengue en Puerto Rico”. Explicó que en dos o tres semanas el Departamento de Salud podrá tener números claros de esta tendencia al aumento, porque ya es lo que están experimentando los médicos en sus oficinas e instalaciones hospitalarias.

Mencionó que “uno que está en el hospital todos los días, básicamente se admiten dengue y Covid-19 en los hospitales, que no había mucho dengue desde (el huracán) María”.

Resistente el mosquito

En el pasado, se había informado que el Aedes aegypti se había vuelto resistente a los insecticidas. Ayer Ortiz recalcó que dicha resistencia se sostiene, según un reciente estudio de la Unidad de Control de Vectores.

“Esto no ha cambiado. En Puerto Rico existen más de 40 especies de mosquitos y esta resistencia se ha observado solo en el Aedes aegypti”, precisó.

Según el análisis realizado por EL VOCERO a base de los informes semanales de enfermedades arbovirales que publica Salud, el aumento en casos de dengue se ha sostenido.

Del último informe publicado —que comprende el periodo del 26 de agosto al 1ro de septiembre— se desprende que había 88 casos sospechosos con síntomas y/o signos clínicos compatibles a infección por dengue, chikungunya y/o zika, reportados al Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Arbovirales. Sin embargo, en ese periodo se confirmaron siete casos adicionales de dengue y no hubo ninguno de zika o chikungunya probable o confirmado.

No obstante, durante este año ha habido 3,543 casos sospechosos, de los cuales 384 han sido confirmados como positivos a dengue tras una prueba molecular, y 28 son probables luego de una prueba serológica positiva. De los datos publicados por Salud se desprenden los tipos de serotipos virales del dengue —DENV-1, DENV-2, DENV-3 y DENV-4— que pueden producir las formas graves de la enfermedad, así como causar el deceso de la persona.

Por ejemplo, se detallan 254 casos que corresponden a DENV-1 y un caso DENV-2 asociado a un viaje. Además, se identifican 132 casos hospitalizados, 11 casos severos y cero fatalidades. También hubo 63 casos probables al virus del zika.

Los municipios con más casos sospechosos de enfermedades arbovirales son Peñuelas, Ponce, Juana Díaz, Carolina, San Juan y Bayamón, con más de 100 casos. Al comparar estos datos con los publicados por Salud —correspondientes a la semana del 19 al 25 de agosto— se puede evidenciar un aumento de 89 casos, ya que para este periodo habían 3,454 casos sospechosos.

Alertas en los hospitales

El presidente ejecutivo de la Asociación de Hospitales de Puerto Rico, Jaime Plá, comentó que la cifra de ingresos a los hospitales se ha mantenido estable, y que están pendientes a situaciones como los brotes de dengue y de otros virus.

Plá dijo que mientras no haya un repunte en los casos de Covid-19 de por lo menos 1,500 a 2,000 casos diarios, los hospitales van a poder manejar los contagios, siempre y cuando no se desarrollen otros brotes virales.

Mencionó que por ahora “no ha pasado del 9% la utilización de Covid-19 en las unidades de intensivo”, que también son ocupadas por pacientes con otras enfermedades. Añadió que “estamos cerca de los 300 pacientes y ese número se ha mantenido estable en estos últimos meses”.

“Adicional a eso, los hospitales han construido o han remodelado cuartos que los pueden convertir en áreas de intensivo si lo necesitaran hacer”, sostuvo Plá.

Los síntomas leves del dengue pueden confundirse con otras enfermedades que causan fiebre, molestias y dolores o sarpullido. Los síntomas de dengue generalmente duran entre dos y siete días. La mayoría de las personas se recupera en alrededor de una semana.