Mara Pérez

La directora de la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM), Mara Pérez.

La renuencia de un piloto a incumplir con las regulaciones de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), que prohíbe la transportación de civiles en los helicópteros de las Fuerzas Unidas de Rápida Acción (FURA), culminó con su traslado al área policiaca de Arecibo.

Así lo confirmó a EL VOCERO el piloto José Estrada Almodóvar, quien explicó que luego de negarse a transportar en la aeronave a la directora ejecutiva de la Autoridad de Transporte Marítimo (ATM), Mara Pérez, desde Vieques, fue trasladado en represalia.

Pérez se mantuvo el lunes unas siete horas sin poder salir de la Isla Nena, luego de que un grupo de residentes efectuó una protesta y le impidió realizar el viaje en lancha hasta altas horas de la noche. La funcionaria había acudido a la isla municipio para ofrecer una ponencia sobre el futuro traslado del terminal de embarcaciones Isabel II al área de Rompeolas.

La manifestación de los residentes surgió ante la legendaria ineficacia del gobierno para resolver el problema de transportación a Vieques y a Culebra.

“Es totalmente correcto, fui trasladado porque me negué a hacer un vuelo civil porque (estos helicópteros) están clasificados como ‘public aircraft’ y bajo esas regulaciones no podemos montar a un civil, ni al gobernador. Tiene que ser al equipo requerido por la misión que sea”, afirmó Estrada Almodóvar.

Observó que el incumplimiento con las regulaciones de la FAA conlleva que les revoquen las licencias a los pilotos. Estrada Almodóvar labora para la Unidad Aérea de la Policía desde hace 28 años.

Contó que el lunes a eso de las 9:15 p.m. recibió una llamada de su supervisora Nilsa Bonilla en la que le informó que tenía que trasladarse a Vieques para un rescate. A las 9:49 p.m., Bonilla le informó sobre la situación de la directora de la ATM. Estrada Almodóvar le recordó las regulaciones de la FAA y las consecuencias de efectuar el vuelo.

“Le expliqué claramente que no se podía, que no tenía problema en sobrevolar el área. Lo que no podía hacer era recoger a la persona. Y con ese helicóptero, que es público, no se puede. Soy un oficial de ley y orden, los federales van por encima de los estatales, son de mayor jerarquía y no me podía prestar para violar regulaciones federales. A eso de las 10:25 p.m., cuando estaba a punto de encender la nave para ir a Vieques, Bonilla me instruyó a apagar el helicóptero, me dijo que el vuelo era nulo”, relató el piloto.

“No era un rescate, sino sacar a la directora de la ATM”, agregó. Dijo que un piloto de Ponce se habría hecho cargo del traslado de la funcionaria.

Ayer lo instruyeron a presentarse ante la Superintendencia Auxiliar en Operaciones de Campo (SAOC), donde se le informó de su traslado al distrito policiaco de Morovis como segundo teniente.

“Recibí el traslado fulminante sin ninguna explicación. Tengo 30 días para apelar. Lo increíble es que la Unidad Aérea se está quedando sin pilotos. Ahora mismo, sin mí quedan tres”, destacó Estrada Almodóvar. Comentó que para volar las naves Bell, modelo 429, se requieren 1,000 horas de experiencia.

“Volvemos a ver esta situación penosa... Toda mi vida la he trabajado en la Unidad Aérea. Salí de la academia hace 28 años. Soy un teniente porque el rango lo obtuve por mis posiciones de piloto. Mi ‘expertise’ es completamente en aviación”, expresó.

“El pueblo de Puerto Rico se afecta porque se le afectan los servicios”, añadió.

Por su parte, el comisionado de la Policía, Henry Escalera Rivera, dijo que Estrada fue trasladado luego de que se negara a cumplir con una instrucción conforme a las responsabilidades de su puesto.

“Sostenemos que la decisión está respaldada por los reglamentos administrativos del Negociado de la Policía. Sin embargo, lo cobija el derecho de apelación”, dijo el jefe policiaco en declaraciones escritas.

Otro caso

Este es el segundo incidente durante este cuatrienio en el que se reportan actos de represalia tras instrucciones a pilotos para el transporte de civiles en helicópteros de FURA.

El pasado 12 de enero un informe del equipo de trabajo del entonces monitor federal de la Policía, Arnaldo Claudio, reveló que dos de los pilotos de FURA recibieron presiones para transportar a civiles en helicópteros de esa unidad policiaca. Ello, luego de que bajo la administración del entonces gobernador Ricardo Rosselló se les instruyera al respecto.

El grupo incluía al hoy exgobernante y a su esposa Beatriz Rosselló.