Utier

Las manifestaciones de ayer comenzaron frente al Capitolio, donde la Utier recordó con cruces blancas a los 50 celadores que han muerto trabajando para la corporación pública.

La Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier) realizó ayer un paro que concluirá hoy luego de que la secretaria de la Gobernación, Zoé Laboy, se comprometiera a intervenir para que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) se siente nuevamente a negociar el convenio de los celadores.

La jornada de protestas de la Utier comenzó ayer con una manifestación frente al Capitolio y terminó con un campamento frente a La Fortaleza.

En horas de la tarde, un ayudante de la gobernadora Wanda Vázquez salió a reunirse con el sindicato, pero la invitación fue rechazada en espera de una reunión con la gobernadora o con Laboy. Luego, en horas de la tarde, Laboy acudió al área de la protesta en la Calle Fortaleza y sostuvo una breve reunión en un restaurante aledaño con el presidente de esta entidad, Ángel Figueroa Jaramillo.

Al salir se comprometió a llamar a Marc Thys, director de Recursos Humanos de la AEE, para solicitarle que continúe negociando con el sindicato.

En espera de retomar negociación

Figueroa Jaramillo explicó que el pasado 3 de septiembre la corporación pública presentó una oferta de convenio “final” que no es aceptable para el sindicato. La expectativa es que la corporación pública retome la negociación de este convenio.

En declaraciones escritas solicitadas a la AEE, Thys se limitó a decir que “la mesa de negociación sigue abierta”.

Las manifestaciones de ayer comenzaron frente al Capitolio, donde la Utier recordó con cruces blancas a los 50 celadores que han muerto trabajando para la corporación pública.

Al concluir la reunión, Figueroa Jaramillo ordenó levantar el campamento que habían colocado a la entrada de la Calle Fortaleza y anunció que hoy regresarán a sus trabajos. Dijo, sin embargo, que continuarán pendientes a que la AEE retome el proceso de negociación.

“Esta es una marcha solemne e histórica porque nosotros hemos perdido muchos compañeros en el cumplimiento del deber, ya que la AEE es la empresa con más alto nivel de accidentes, comparado con toda la nación americana”, expresó el miembro del Comité de Celadores, Jorge Luis Gabriel Rodríguez, en entrevista con EL VOCERO.

“Lamentablemente la autoridad nos viene golpeando día tras día, eliminándonos derechos adquiridos, nos ha denigrado el plan médico a un 50%, el bono de Navidad, el bono de riesgo, pero lo más que nos preocupa a nosotros en este momento es la licencia de accidentes del Fondo del Seguro del Estado”, abundó.

En las últimas semanas se han publicado en los medios de comunicación reportajes sobre el difícil y arriesgado trabajo que tienen que realizar los celadores de la AEE. De hecho, se ha recordado a Héctor Yahmar O’Neill, celador quien aun permanece en el hospital a ocho meses de un contacto eléctrico mientras reparaba una avería.

“Ya ustedes han visto cómo queda un celador de línea cuando no muere —porque en muchas ocasiones mueren— pero cuando quedan vivos pierden extremidades, pierden el salario, están seis u ocho meses en el hospital industrial sin poder llevar el pan a la mesa”, agregó.

“Somos trabajadores puertorriqueños iguales a todos los demás. Nosotros tenemos pago del carro, pago de hipoteca, de celular, de internet, todos los pagos que tienen los trabajadores. Eso es una falacia que se había encargado la autoridad y los gobiernos anteriores de decir que nosotros teníamos unos sueldos exhorbitantes, de que un conserje ganaba ciento y pico de mil dólares. Eso nunca ha sido real”, agregó.

“En el huracán María, que fue tan devastador, echamos el resto, decidimos tirar para adelante sin materiales, con los camiones viejos, una flota decomisada que es lo que tenemos nosotros para trabajar. Hemos dado el máximo, el 110%. Sin embargo, ahora la autoridad se ha convertido en la madre que no quiere a sus hijos. Es lamentable”, añadió.

Asimismo, reveló que recientemente a los celadores de la Unión Insular de Trabajadores de la Construcción Eléctrica (Uitice) se les aprobó un aumento de hasta $6 por hora. “Y a nosotros que trabajamos con línea viva no nos quieren considerar”, puntualizó.