AEE 1

Ayer, personal adscrito al departamento de Recursos Humanos de la Autoridad de Energía Eléctrica estuvo recibiendo solicitudes de empleados interesados en acogerse al Programa de Transición Voluntaria, en la sede central de la corporación pública en Santurce. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

Desde las 12:01 de esta madrugada el sistema de transmisión y distribución de energía eléctrica, y el servicio a los abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), están en manos del consorcio LUMA Energy, lo cual marca un cambio trascendental en la quebrada corporación pública.

Ayer tarde cerró el sitio web de la AEE donde los abonados podían acceder a sus cuentas y desde hoy la Oficina del Ombudsman no atenderá las quejas de los ciudadanos por las deficiencias en los servicios de la AEE.

De hecho, con la privatización de las operaciones de la agencia creada hace ocho décadas, el Ombudsman de Puerto Rico, Edwin García Feliciano, confirmó que se quedan pendiente de discusión 992 casos con la AEE. En adelante –explicó– la Oficina Independiente del Procurador de los Consumidores –creada en 2014– asume jurisdicción total como defensor de los reclamantes.

“De aquí en adelante este proceso estaría con la Oficina Independiente del Procurador de los Consumidores y con el Negociado (de Energía). Así que las querellas llegan a LUMA. Los reclamantes pueden en su momento –si no están satisfechos con la determinación de LUMA sobre el particular– acudir a esa Oficina Independiente del Procurador de los Consumidores o ir directamente al Negociado”, explicó García Feliciano. Por lo pronto, dijo que emitió una directriz para que se continúen recibiendo casos por el próximo mes o dos meses, de manera que el consumidor no quede desprovisto de servicios.

Hasta ayer, la AEE era la corporación pública con más quejas de ciudadanos ante el Ombudsman, que por año recibía entre 4,000 a 5,000 querellas.

AEE 2
Los servicios serán prestados con equipo identificado con el nuevo operador de la AEE, LUMA Energy. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

El camino para el cambio en la AEE se inició en julio de 2017 cuando la corporación pública–con una infraestructura frágil– se acogió a la quiebra con una deuda de $9,000 millones con sus acreedores. La Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal tomó la decisión luego que la AEE no pudo alcanzar una reorganización financiera a manos de la empresa Alix Partner, que le facturó $45 millones en el proceso.

Ahora, LUMA realizará amplias funciones operacionales en la corporación pública mediante un contrato de $1,500  millones a 15 años. Mientras tanto, la semana pasada la Junta de Control Fiscal aprobó de manera unánime un plan fiscal para la AEE, que incluye una tarifa de 25 centavos kvh a partir del próximo año, y que podría llegar a 28 centavos kvh en una década si no se reestructura la deuda de $9,000 millones.

AEE 3
Efran Paredes Maisonet, director Ejecutivo de la AEE, habló sobre los beneficios con la nueva operación. >Brandon Cruz González/EL VOCERO

“Se concreta lo que ha sido un reto histórico por los últimos años. Se cierra un capítulo. La ley orgánica de la AEE fue firmada en el 1941”, manifestó el director ejecutivo de la AEE, Efran Paredes Maisonet, en declaraciones a EL VOCERO.

“La Autoridad se va a transformar donde la operación y mantenimiento va a estar a cargo de una empresa privada y la parte de generación va a estar cargo (de la AEE) mientras se hace la transacción que está corriendo ahora mismo en las Alianzas Público-Privadas”, agregó el funcionario.

Ante el rechazo de empleados y otros sectores en la Isla, Paredes Maisonet señaló que la AEE “no desaparece”. Dijo que la corporación sigue siendo dueña de los activos de transmisión y distribución y estará velando por el cumplimiento del contrato junto con la Autoridad de las Alianzas Público-Privadas (AAPP).

AEE 4
Nydza Irizarry Algarín, directora de Recursos Humanos de la AEE. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

“Vamos a tener mucha más eficiencia en el proceso, vamos a tener mayor agilidad en cuanto al día a día de las operaciones. Vamos a tener continuidad a lo largo de los próximos 15 años porque el cambia y cambia de dirección, pues no necesariamente es lo óptimo para una operación y una política pública y vamos a tener acceso a distintas organizaciones que van a llegar más rápido a la Isla en caso de que ocurra un desastre natural como pasó con (el huracán) María”, sostuvo.

Paredes Maisonet explicó que la parte de generación de la AEE –que cuenta con aproximadamente 1,100 empleados– continuará operando como hasta este momento. Añadió que “el único cambio que vamos a tener es que la operación y el mantenimiento de transmisión y distribución va a ser efectuado por LUMA”.

De acuerdo con datos suministrados por la AEE, la corporación pública tiene 1,473,000 clientes; 339 subestaciones; 613 subestaciones privadas; 47 centros de transmisión; 16,035 millas de líneas de distribución; 1,376 millas de líneas de subtransmisión 38-kV; 413 millas de líneas de transmisión (230-kV TLs) y 700.5 millas de líneas de transmisión (115-kV TLs).

Cambio en servicio al cliente

Cuando los abonados llamen para algún servicio, desde hoy serán atendidos por personal de LUMA, para la cual se informó que el número telefónico es 1-844-888-5862. Otra opción es la página www.lumapr.com, donde las personas podrán ver y pagar sus facturas utilizando sus números de cuenta actuales, informar interrupciones de servicio y conocer más sobre la empresa.

“LUMA operará los Centros de Servicio al Cliente (Oficinas Comerciales) en horario regular, de lunes a viernes de 7:30 a.m. a 4:00 p.m. Los centros que operan en Monacillos, Vieques y Culebra estarán cerrados temporalmente; los de Cabo Rojo y Lares permanecerán cerrados”, informó LUMA mediante un comunicado de prensa.

AEE 5
Algunos empleados de la AEE acudieron ayer a la sede central para acogerse al Programa de Transición Voluntaria. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

Indicó que el personal de la empresa atenderá todos los asuntos relacionados a facturación y reclamaciones de los clientes, incluyendo reclamaciones que se hayan iniciado con la AEE.

En una mesa redonda efectuada el pasado domingo, el presidente de LUMA Energy, Wayne Stensby, anticipó que estaban listos para operar el sistema. Añadió entonces que han contratado 2,200 personas, incluyendo 1,200 empleados de la AEE. Además, sostuvo que cuentan con 350 celadores.

Junta de Gobierno mantiene funciones

En tanto, el ingeniero y presidente de la Junta de Gobierno de la AEE, Ralph A. Kreil Rivera, expresó ayer tarde que mantendrán su composición actual y continuará cumpliendo con sus funciones y deberes, según establece la Ley 83-1941.

“Es importante reiterar que el hecho de que LUMA se encargue de las funciones de operación y mantenimiento no implica que la Junta de Gobierno de la AEE, ni la corporación desaparecen.  En el caso de la Junta de Gobierno, nuestro rol no se trastoca”, afirmó.

Sin embargo, el ingeniero y representante de los Consumidores ante la Junta de Gobierno de la AEE, Tomás Torres Placa, dijo a EL VOCERO que tiene tres preocupaciones principales, comenzando por la continuidad de servicio en lo que se refiere a la cantidad de empleados que se requiere para operar el sistema, los costos y la supervisión a LUMA.

Torres Placa precisó que el viernes pasado se celebró la reunión mensual de la Junta de Gobierno de la AEE y a eso de las 4:00 p.m., el número de empleados que había cerrado el proceso completo de aceptar la propuesta de LUMA y renunciar a la AEE era 802 de 4,400 trabajadores, cuyas funciones caerían bajo la nueva compañía. Al día de hoy ese número ha aumentado.

“Obviamente, esto es un número muy bajo que pone serios cuestionamientos sobre el comienzo de este operador privado. LUMA indica que está contratando 1,000 empleados del sector privado, más ellos (LUMA) esperan que ese número de 800 (empleados de la AEE contratados) suba como a 1,100, o sea que ellos esperan tener alrededor de 2,000 a 2,100 empleados. Eso continúa siendo poco, ya que operar el sistema con menos de la mitad de la cantidad de empleados es algo que arroja grandes cuestionamientos”, destacó.

En cuanto a la preocupación sobre los costos, Torres Placa destacó que es importante que se entienda que la tarifa fija que se le va a pagar a LUMA -mientras la AEE está en quiebra- será de $115 millones anuales. “Esa tarifa fija es para pagar a los ejecutivos principales de LUMA, a una junta de LUMA, más todo ese aparato administrativo alrededor de esos seis ejecutivos, en adición a la escuela de celadores que están construyendo en Canóvanas. Todos los demás costos son reembolsados”, comentó.

Asimismo, indicó que la nómina para pagarle a todos los empleados de la AEE que no se fueron con LUMA y pasaron a distintas agencias del gobierno, que son alrededor de 3,300 a 3,400, no está presupuestada. “Al LUMA no ser una utilidad pública y no tener el efectivo que por lo general tiene una utilidad pública para lograr el financiamiento de sus operaciones, LUMA necesita un financiamiento de $1,000 millones, de los cuales $750 millones vendrían del gobierno de Puerto Rico y $250 de la AEE”, precisó.

Sobre la supervisión al contrato, Torres Placa manifestó que el principal oficial ejecutivo de LUMA, Wayne Stensby, acude a las reuniones de la Junta de Gobierno de la AEE “a dar un resumen de aproximadamente 10 a 15 minutos. Allí no se aprueban facturas, contratos, comunicaciones a la Junta de Supervisión Fiscal y al Negociado de Energía. Todo eso lo aprueba la AAPP, que es el administrador del contrato. Así que vemos unas serias diferencias de supervisión”.

Sobre 887 renuncias incentivadas

En medio de este panorama, ayer continuaba el proceso en las oficinas centrales de la AEE, en Santurce, para que los empleados pudieran acogerse al Programa de Transición Voluntaria (PTV) o renuncia incentivada.

La directora de Recursos Humanos de la AEE, Nydza Irizarry Algarín, dijo a este medio que se habían recibido a la tarde de ayer 887 solicitudes. “No obstante, estamos trabajando. Esas han sido las que hasta el momento hemos podido procesar. Esperamos que los empleados continúen este proceso”, sostuvo.