Víctor Ramos

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos, opina que cuando la pandemia amaine, la emigración de doctores comenzará nuevamente. >Archivo/EL VOCERO

Una asignación de fondos que anunció el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, incluirá a los doctores en Puerto Rico con el fin de evitar la fuga de médicos cuando la pandemia de covid-19 comience a ceder.

La semana pasada, la administración Biden anunció $100 millones del Cuerpo Nacional de Servicios de Salud para detener la fuga de talento médico en Estados Unidos. El dinero provendría de los fondos de la Ley de Rescate Americano (ARPA) y beneficiaría comunidades donde es difícil reclutar y retener personal de salud.

De acuerdo con varios medios noticiosos, el Cuerpo Nacional de Servicios de Salud ofrece becas, así como repagar préstamos estudiantiles a cambio de años de servicio en determinado lugar.

En declaraciones escritas, la comisionada residente Jenniffer González dijo que el dinero estará disponible para crear fondos con los que se permita pagar estos préstamos estudiantiles. Afirmó que el programa incluye a Puerto Rico.

“El propósito es la retención de médicos en lugares con escasez de doctores. Aplica a los médicos primarios, de salud mental y dental”, indicó.

El programa estará vigente durante cuatro años. Se destinarán $25 millones anuales y comenzará en 2022. La fecha límite para solicitar estos fondos es el 8 de abril de 2022. Los médicos podrán solicitar estos fondos una vez el programa se cree.

González, se informó, notificó la disponibilidad de estos fondos al Departamento de Salud y recalcó que este programa no requiere pareo de fondos.

“El monto máximo de los fondos por médico es de $50,000 por un compromiso de servicio de tiempo completo de dos años”, explicó la comisionada. “Si se desea otorgar una cantidad mayor a $50,000 por un compromiso de servicio de tiempo completo de dos años, el estado o territorio es responsable de los fondos no federales que excedan la cantidad máxima de ayuda por médico”.

Este programa podría ser una alternativa a la otra ayuda que esperan los médicos y que podría resultar más permanente para evitar la fuga de talento médico. Se trata de extender los créditos contributivos a todos los galenos.

En diciembre del año pasado, la juez federal Laura Taylor Swain acogió una recomendación de la Junta de Control Fiscal para paralizar cinco estatutos, entre estos la Ley 47 que tiene como finalidad ampliar las especialidades que podrían acogerse a la tasa fija de contribución sobre ingresos de 4%. Los médicos generalistas, entre otras especialidades, hubieran estado incluidos en este beneficio que no les corresponde bajo la ley actual.

EL VOCERO solicitó información ayer a la junta sobre las gestiones realizadas para mover el tema, pero no se obtuvo respuesta.

Para el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos, la pandemia detuvo la fuga de doctores en Puerto Rico. Sin embargo, anticipó que, una vez esos números estén más normales, habrá médicos que retomarán sus planes de irse de la Isla.

A su juicio, el torniquete para esta fuga de talento no es tanto la asignación de fondos federales anunciados, sino un decreto permanente de exención contributiva que beneficie a más profesionales de la salud.

“La realidad es que esa fuga está detenida por la pandemia, pero yo creo que en cuanto cuando se acabe habrá éxodo masivo de médicos primarios que no tuvieron acceso al decreto (contributivo). Ahora mismo no está ocurriendo masivamente, aunque sí hay gente que se va y que vuelve, pero no son muchos. El decreto que se dio beneficia a 3,000 de 9,000 médicos y ese asunto está en el Tribunal Federal por la junta y se están viendo las alternativas que hay para eso”, dijo Ramos.

Resaltó que un incentivo federal para médicos ayudaría, pero no de manera permanente pues los mismos beneficios que tendrán en Puerto Rico los podrían recibir en Estados Unidos.

“No es algo que sea exclusivo. El decreto sería más efectivo”, sentenció.

Prfaa da su versión

La directora de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico en Washington (Prfaa) Carmen Feliciano, explicó que todavía buscan información con el Departamento de Salud federal para identificar la mejor manera de utilizar estos fondos en la Isla y garantizar que sirvan para la retención de estos profesionales.

“Es un buen programa y una buena iniciativa. Esto va a atender la deuda de préstamos estudiantiles y muchos de nuestros médicos se van fuera de la Isla por la necesidad económica, y un programa como este va a ayudar a minimizar esa pérdida de médicos que se van por razones económicas”, indicó Feliciano. “Nosotros estamos en el trámite de comunicarnos directamente con Salud federal”.

Uno de los asuntos que quieren discutir con la agencia federal es si los fondos pueden ir a todos los médicos que trabajen en las áreas designadas por el gobierno federal o si deben ser fondos a asignarse con un compromiso de que los médicos trabajarán un tiempo determinado en cada jurisdicción.

“En Puerto Rico tenemos muchos centros 330, pero estamos buscando más claridad del Departamento de Salud (federal) de cuáles son los requisitos para diseñar este plan y si tienen que ser médicos que se comprometan a trabajar dos años en estos centros o si pueden ser médicos que trabajen en áreas que han sido identificadas como que están cortas de este personal médico”, afirmó Feliciano. “Ahora mismo las directrices son bien amplias”.