Enfermera coronavirus

A pesar del aumento en casos de Covid-19 y el incremento en las hospitalizaciones, profesionales médicos entrevistados por EL VOCERO afirman que la crisis no radica tanto en los materiales hospitalarios necesitados, pero sí en el recurso humano que ya está agotado.

“Un punto que no se ha mencionado con suficiente fortaleza es el personal que atiende pacientes hospitalizados de Covid. El cansancio, el agotamiento mental… Los neumólogos, por ejemplo tenemos un ‘chat’ en el que nos enviábamos cuántos pacientes teníamos hospitalizados, pero ya no están reportando los casos porque están cansados”, relató a este medio Luis Carlos Torrellas, director médico del Hospital Menonita y miembro del ‘task force’ médico del gobierno.

“Así mismo está el personal de enfermería y el resto del personal que trabaja en los hospitales… están cansados”, agregó. 

Este medio reseñó recientemente que los profesionales de la enfermería en el País no dan abasto, están agotados y se sienten atropellados por el gobierno, según mencionó Ana Cristina García, presidenta del Colegio de Profesionales de la Enfermería de Puerto Rico. 

Parte del reclamo, explicó García en ese momento, es que los enfermeros que fueron despedidos hace unos meses no han sido reclutados nuevamente.

“Bregar con uno, dos, cuatro pacientes de Covid los drena. No me quiero imaginar 60 pacientes de estos en un hospital... drena al recurso humano, no solo físicamente —tú tienes que vestirte de arriba abajo con todas estas cosas para protegerte— sino emocionalmente también con el miedo de contagiarte y llevártelo para tu casa… o uno mismo, si eres una persona mayor con condiciones crónicas”, explicó Torrellas.

Hasta ayer, el ‘dashboard’ sobre el Covid-19 del Departamento de Salud informó 86,148 casos acumulados entre confirmados y probables. En términos de hospitalizaciones, se informa de 606 casos de pacientes admitidos, de los cuales 96 están en respirador. El sitio reporta, además, un total de 1,017 muertes acumuladas desde el inicio de esta crisis.

 Otro de los médicos consultado, y quien prefirió no identificarse, coincidió con Torrellas en términos del agotamiento que experimentan los profesionales de la salud y señaló, además, que la población general también padece de un agotamiento similar.

“Las personas están cansadas de ocho meses de pandemia, del ‘lockdown’, de la cuarentena… Y por eso es que se ha bajado la guardia (en los protocolos de prevención)”, señaló el doctor.

Se esperaba el alza

Por su parte, el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, Víctor Ramos, señaló que “esperábamos ese aumento en los casos y en las hospitalizaciones debido a las elecciones y las aglomeraciones que se dieron en ese periodo y también por las personas que van en multitud a las megatiendas”.

El galeno recalcó que el aumento “pone mucha presión sobre los hospitales que tienen unidades de Covid-19 y de intensivo de Covid-19” porque el número de camas es limitado y a los hospitales acuden pacientes con otras condiciones distintas del letal virus.

Más allá del “número de camas”

Ante lo expuesto por Ramos, Torrellas reconoció que “el número de camas es una cosa, pero los efectos más allá de (el número de camas) son bien importantes”.

El neumólogo también mencionó el impacto de los casos donde el personal hospitalario pudiera tener alguna exposición al virus y deba ser enviado a la casa en cuarentena.

“Si se contamina personal del hospital... pues el terapista respiratorio no pudo venir, o la enfermera, y hay que buscar a otra y no hay. Esta es una dinámica bien preocupante y hay que estar trabajando con ella constantemente”, explicó Torrellas.

Para el galeno, aún existe una disponibilidad de camas hospitalarias.

“Los hospitales son organizaciones bastante ágiles y tienen el espacio para aumentar su capacidad de camas”, aseguró Torrellas. “En (cuidado) intensivo estamos bastante cerca (del límite) en un 70 y pico por ciento. Eso está un poco finito, pero no estamos en una crisis (en términos de recursos materiales)”.

El médico considera que el hecho de que la enfermedad aún no alcance el nivel de crisis en Puerto Rico se debe a “los tratamientos nuevos con esteroides que ayudan a bajar la mortalidad del virus, y también al Remdesivir, que ayuda un poco a acortar las estadías de los pacientes en el hospital.”

Otras situaciones hospitalarias

Por otro lado, el director médico de la Administración de Servicios Médicos de Puerto Rico (ASEM), el doctor Israel Ayala, expresó que los hospitales de la Isla “han respondido en bloque durante la pandemia”.

Es decir, en la medida en que los hospitales de ASEM son supraterciarios —ofrecen servicios que no se ofrecen en otros hospitales— el mayor número de casos de Covid-19 es atendido en los distintos hospitales que componen la red hospitalaria del País, y los que llegan al Centro Médico vienen diagnosticados con otras condiciones que no necesariamente pueden ser tratadas en otros hospitales.

Ayala señaló a manera de ejemplo un paciente que se ha caído del techo de su casa y cuando es llevado al hospital de área “es diagnosticado con contusión craneal, tiene historial de diabetes e hipertensión, y sale positivo a Covid-19”.

“Ese paciente se traslada a Centro Médico para ser atendido no solamente por el trauma, sino de todas sus condiciones y del Covid-19”, explicó Ayala.

Las hospitalizaciones de Sala de Emergencia en Centro Médico se refieren al Hospital Universitario. No obstante, Ayala recalcó que cualquier paciente que llegue a Centro Médico —‘walk-in’— con síntomas asociados al Covid-19 es atendido y hospitalizado, de ser necesario.

“Desde marzo hasta noviembre en Centro Médico se han referido 70 hospitalizaciones. Pero desde el 1ro de noviembre hasta el viernes 20 se han referido 12 hospitalizaciones. Esos son más en 20 días que el promedio mensual desde que inició la pandemia en marzo”, señaló Ayala.

El director de ASEM explicó que Centro Médico cuenta con cuartos de aislamiento con presión negativa para atender “pacientes politraumados” con Covid-19, pero admitió que un aumento en las hospitalizaciones pone “una presión adicional sobre los recursos hospitalarios”.

Para Ayala, el secreto del éxito en el manejo de la pandemia y sus brotes está en “aplanar el número de casos que lleguen hasta el hospital para que sea en periodos de tiempo lo suficientemente holgados como para evitar que los recursos se vean superados por los enfermos”.