voces
En su campaña contra la pandemia del Covid-19, la coalición VOCES ha logrado inmunizar a más de 3,000 personas. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

La pandemia del Covid-19 ha provocado un cambio de actitud hacia la necesidad de la vacunación —sobre todo en la población más joven— y para algunos de los más escépticos ahora se ha convertido en una urgencia, señaló Lilliam Rodríguez Capó, fundadora de la entidad VOCES, quien entiende se trata de un dato positivo.

“Yo estoy más que segura de que vamos a ver un cambio de actitud. Covid nos ha venido a recordar la importancia y el valor de mantener una enfermedad contagiosa controlada. Esto del Covid va a cambiar actitudes, posiciones y todo”, destacó Rodríguez Capó. Afirmó que en efecto se puede observar el cambio entre los más jóvenes.

Reconoció que el interés de las personas de todas las edades es tal que la mayoría quiere vacunarse contra el Covid-19 lo más pronto posible.

“Aquí va a haber vacunas para todo el mundo, pero tenemos que ser justos”, señaló, al reconocer que en todas partes hay urgencia por la llegada de una mayor cantidad de dosis.

Cuando se fundó la coalición VOCES en 2013, según explicó Rodríguez Capó, “nos preocupaba cómo las nuevas generaciones estaban perdiendo el interés o cuestionando por qué teníamos que ponernos tantas vacunas”, y por eso —en un principio— la labor era educativa.

Ayer, VOCES vacunó a 350 personas mayores de 65 años en el Colegio de Ingenieros y Agrimensores y —con la colaboración del Municipio de Guaynabo— mantiene un centro de operaciones donde realiza la mayor parte de la inmunización, la cual es por cita previa.

Desde el pasado 7 de enero, la coalición trabaja en colaboración con el Departamento de Salud y ha gestionado la vacunación de sobre 3,000 personas. En lista de espera tienen a otras 7,000.

“La respuesta de la población ha sido extraordinaria. Estar nueve meses encerrados o limitados nos ha enseñado bastante. Nuestra misión es proteger a la población contra enfermedades contagiosas y estamos de frente dándole la cara a la pandemia”, expresó.

El sábado pasado activaron un grupo de 200 voluntarios —con personal médico y otros profesionales de la salud— en el Coliseo Mario “Quijote” Morales, en Guaynabo, donde se vacunó a más de 1,000 personas mayores de 65 años.

La coalición ya posee la estructura y la red de entidades para manejar campañas de vacunación masiva, y por ello la colaboración en el esfuerzo de Salud. Por ejemplo, luego del huracán María en 2017 se perdieron más del 60% de las vacunas disponibles —debido a la interrupción prolongada en el servicio de energía— y VOCES consiguió vacunar a 88,000 personas en tres meses.

Rodríguez Capó dijo que es necesario insistir en “la importancia de la vacunación y estar conscientes de que perder el control de no tener la vacuna te impacta todo: los estudios, la vida diaria, se cae la economía, se afecta la salud mental... todo”.

Por ahora, informó que seguirán vacunando al grupo de las personas más mayores hasta que Salud entienda que se puede pasar a otro grupo de la población.

En promedio, en sus campañas anuales, VOCES vacuna entre 25,000 y 40,000 personas, sobre todo contra la influenza.