Con su feroz energía de 6.4 grados en la escala Richter, el sismo de ayer estremeció a todo Puerto Rico y causó  destrucción en los pueblos del sur. La gente toda, personas de la tercera edad, niños, retratan en sus rostros, y en sus vidas, las huellas más crudas y profundas del fenómeno natural, como lo muestran estas imágenes del fotoperiodista de EL VOCERO Carlos Rivera Giusti, tomadas en un recorrido por Guánica, Ponce, Yauco y Guayanilla.