Bebé

Una mujer se llevó una gran sorpresa a inicios de marzo, cuando comenzó a sentir dolores y descubrió algo que jamás imaginó.

El 8 de marzo, Melissa Surgecoff le pidió a su prometido Donnie Campbell que llamara al número de emergencia. “Llamé al 9-1-1 porque pensamos que estaba pasando una piedra de riñón”, dijo Donnie Campbell.

La pareja, originaria de Peabody, Massachusetts, se ha enfrentado a varios problemas de salud en sus ocho años juntos. Y cuando su boda de 2020 fue retrasada, decidieron esperar un poco para tener hijos.

“Queríamos nuestros patos en fila, queríamos casarnos, queríamos mudarnos, queríamos tener los trabajos adecuados”, dijo Surgecoff. Sin embargo, la vida tenía otros planes para ellos.

Mientras esperaban a los paramédicos, Surgecoff se dio cuenta de que no se trataba de una piedra en el riñón, sino que estaba dando a luz. Esto fue una gran sorpresa, porque en ningún momento de su embarazo se dio cuenta de su condición.

“Estábamos como en shock y no lo esperábamos, y de pronto hay un bebé en el inodoro”, dijo Campbell, sobre el nacimiento de su hijo Liam.

“Los paramédicos llegaron”, dijo Surgecoff, “estaban buscando por una piedra de riñón y terminó siendo un bebé”. La mujer dijo que siempre tuvo un ciclo irregular, que subió un poco de peso y que sentía movimientos en el vientre, los cuales confundió con gas.

Surgecoff atribuyó los cambios en su peso al hecho de que había cambiado de medicamento para su esclerosis múltiple y ese era uno de los efectos secundarios.

Ahora, la pareja está intentando descubrir cómo manejar y disfrutar de su nuevo papel de padres, a pesar de que no estaba dentro de sus planes ni tuvieron tiempo para prepararse.

A pesar de que no hubo un cuidado prenatal, Liam se encuentra en buen estado de salud y solo tuvo que pasar un par de días en el hospital antes de que pudiera ir a casa con sus padres.

“Sí, es sorprendente ahora”, dijo Surgecoff, “así que no lo cambiaría por nada”.