Patrulla Policía

MADDOCK, Dakota del Norte, EE.UU. — Una mujer que llevó un mapache salvaje a un bar en Dakota del Norte, lo que hizo a las autoridades emitir una advertencia sobre la posibilidad de rabia, enfrenta cargos criminales.

Erin Christensen, de 38 años y residente en Maddock, está acusada de proveer información falsa a agentes del orden, manipular evidencia física y posesión ilegal de animales de pelaje.

Christensen fue arrestada la semana pasada después que las autoridades ejecutaron varias órdenes de allanamiento en Maddock y sus alrededores.

Christensen dijo que su familia encontró el mapache a un lado del camino hace unos tres meses y lo nombró Rocky. Dijo que ellos estaban cuidado del animal hasta poder regresarlo a la naturaleza.

Bajo la ley de Dakota del Norte es ilegal tener un mapache salvaje. Las autoridades sacrificaron el animal y realizaron pruebas para determinar si portaba rabia.

Christensen llevó a Ricky al Maddock Bar el 6 de septiembre y lo mostró a los comensales. La barista Cindy Smith dijo que el animal no mordió a nadie en el bar.

No obstante, el departamento de salud de Dakota del Norte emitió una advertencia pidiéndole a cualquier persona que hubiese sido mordida o tuvo contacto con la saliva del mapache que acudiese al médico.

“Es injusto cuánto se ha hecho para detener a un mapache inocente”, dijo Christensen en una declaración ayer al Bismarck Tribune. “Ellos no estaban preocupados por nosotros, si teníamos rabia o no. Estaban preocupados por encontrar y matar a Rocky y colocarme tras las rejas”.

Los cargos contra Christensen conllevan una sentencia máxima de dos años en prisión y una multa de $7,500. Su comparecencia inicial en la corte fue programada para el lunes.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.