Hilton Cordero

Hilton Cordero se había declarado culpable de los cargos por posesión de pornografía infantil que le fueron sometidos en una primera acusación de un gran jurado en el 2011.

Luego de que el excomisionado de la Policía Municipal de San Juan, Hilton Cordero, informó al juez federal Gustavo Gelpí que iba a aceptar la oferta que le hizo la Fiscalía para declarase culpable por el cargo de pornografía infantil, el ministerio público le envió a la defensa el borrador del acuerdo y solo resta la firma de las partes.

De acuerdo a una minuta contenida en el expediente del caso, Cordero acudió a una vista de estatus el pasado lunes 12 de agosto y en la misma le notificó al juez que iba a aceptar la oferta de la fiscal Cristina Caraballo.

Ayer en la tarde, Caraballo radicó una moción en la que indica que el día de la audiencia advino en conocimiento de la decisión del acusado. En el documento legal le informa al juez que tras la conclusión de la vista le dijo al abogado de Cordero, José Nieto, que inmediatamente iba a preparar un borrador del acuerdo de culpabilidad para que lo discutiera con su cliente, previo a que firmaran el mismo. Esa tarde la fiscal le envió a Nieto el borrador de 12 páginas a través del correo electrónico.

“Tan pronto el abogado notifique que su cliente está de acuerdo con el lenguaje contenido en el borrador, procederemos inmediatamente a obtener las firmas necesarias para hacer del acuerdo uno final y válido”, reza la moción de Caraballo. Cordero lleva ingresado en instituciones del Negociado Federal de Prisiones (BOP, por sus siglas en inglés) desde su arresto el 7 de diciembre de 2011.

“El acusado informó que discutió la oferta con su abogado y que la aceptó. No obstante, dijo que la defensa no ha recibido los documentos finales del acuerdo”, reza la minuta. Gelpí instruyó a la fiscal Cristina Caraballo a proveer el acuerdo no más tarde del 15 de agosto.

Cronología de los hechos

Cordero se había declarado culpable de los cargos por posesión de pornografía infantil que le fueron sometidos en una primera acusación de un gran jurado en el 2011. El 18 de noviembre de 2013 fue sentenciado por Gelpí a 10 años de cárcel y a cinco años de libertad supervisada.

Como parte del acuerdo con el gobierno, el convicto se había reservado el derecho de apelar la supresión de la prueba en su contra. Posteriormente, Nieto argumentó ante los jueces del Primer Circuito de Apelaciones de Boston que la evidencia del gobierno tenía que ser suprimida porque la prueba que obtuvieron los agentes federales estuvo contaminada a consecuencia de las pistas que le proveyó la Policía de Puerto Rico.

Los jueces apelativos acogieron la alegación de la defensa de que la incautación del material pornográfico de menores que estaba en la computadora del convicto fue hecha de forma ilegal, lo que violaba la cuarta enmienda de la Constitución de Estados Unidos. El 12 de abril de 2016 la magistrada federal Silvia Carreño celebró una vista de supresión de evidencia en relación a la prueba hallada en la computadora del convicto. Gelpí acogió el informe de la magistrada Carreño, quien recomendó que se excluyera como evidencia los mensajes de texto e imágenes sexualmente explícitas de la menor que estaban en la computadora de la familia.

La magistrada recomendó que se utilice como evidencia contra Cordero un disco duro, una cámara Sony y el testimonio de la perjudicada, identificada por sus iniciales MMTH.

Cordero apeló esta determinación, pero el Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito emitió una orden en la que expresa que sus argumentos no lo persuadieron.

El 7 de julio de 2016 un gran jurado radicó una acusación enmendada contra Cordero con nuevos cargos por posesión de material pornográfico infantil y tráfico sexual de menores.