verdejo 1
La acusación sostiene que Verdejo usó y portó a sabiendas un arma de fuego durante y en relación con un delito de violencia. >Archivo/EL VOCERO

Justo una semana después de la desaparición y homicidio de la joven Keishla Marlen Rodríguez Ortiz y en el primer día de su velatorio, un gran jurado federal emitió un pliego acusatorio contra el boxeador Félix Verdejo Sánchez y su supuesto compinche, Luis Antonio “Tony” Cádiz Martínez, por este crimen que ha consternado al País.

Verdejo y Cádiz Martínez enfrentan cargos por carjacking que resultó en muerte, secuestro que resultó en muerte, matar a un niño en el útero y uso de un arma de fuego durante la comisión de un delito violento.

Cádiz Martínez compareció en la tarde de ayer de forma virtual a la vista inicial ante la magistrada federal Camille Vélez Rivé, quien le informó los cargos que pesan en su contra y que su caso es elegible a la pena capital.

De igual forma, le indicó que enfrentaría una pena de cadena perpetua o la pena de muerte y una multa de $250,000.

El coacusado permanecerá ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus siglas en inglés) luego de que la magistrada concluyera que representa un riesgo de fuga y un peligro para la comunidad. Este fue representado en esa vista por el abogado de la Oficina del Defensor Público federal, Héctor Ramos.

verdejo 2
Según fuentes, la autopsia reveló que Rodríguez Ortiz murió por asfixia por inmersión. >Suministrada

Asimismo, Vélez Rivé le informó a Cádiz Martínez que se le asignará un abogado experto en casos de pena de muerte. La magistrada ordenó a la Oficina del Defensor Público federal que para hoy a las 4:00 p.m. le suministre un listado de abogados expertos en ese castigo.

La vista de lectura formal de cargos para Verdejo y Cádiz Martínez fue señalada para el 11 de mayo a las 11:00 a.m. Debido a que un gran jurado emitió una acusación, la vista preliminar se tornó académica. El pasado domingo, Verdejo se entregó a las autoridades federales luego de que el fiscal federal Jonathan Gottfried radicó una denuncia en su contra por los mismos hechos.

La acusación

El pliego acusatorio emitido por el gran jurado alega que los acusados se ayudaron entre sí con la intención de causar la muerte o lesiones corporales graves, tomaron un vehículo motorizado de la persona KRO (Rodríguez Ortiz) que habría sido transportado, enviado o recibido en el comercio interestatal extranjero por la fuerza, la violencia y la intimidación, resultando en la muerte de la joven, quien estaba embarazada.

Se alega que el 29 de abril pasado o alrededor de esa fecha los acusados secuestraron y de otro modo retuvieron a KRO, lo que resultó en su muerte. Al cometer o promover la comisión del secuestro, Verdejo y Cádiz Martínez utilizaron un medio, facilidad e instrumentalidad del comercio interestatal o extranjero, a saber una camioneta y teléfonos celulares.

La acusación sostiene que Verdejo usó y portó a sabiendas un arma de fuego durante y en relación con un delito de violencia. “Los acusados aquí, ayudándose e instigándose mutuamente, cometieron el secuestro y el robo descritos y causaron intencionalmente la muerte de un niño en el útero”, reza el documento.

Hallazgos especiales

Se alega que cada acusado mató intencionalmente a KRO. “Cada acusado participó intencionalmente en un acto, contemplando que la vida de una persona sería arrebatada o con la intención de que la fuerza letal fuera utilizada en conexión con una persona, que no sea uno de los participantes en el delito, y KRO murió como resultado directo del acto”, indica el pliego.

Agrega que cada imputado se involucró intencional y específicamente en un acto de violencia, sabiendo que ese acto creaba un grave riesgo de muerte para la joven, de modo que la participación en el acto constituía “un desprecio imprudente por la vida humana y la víctima murió como resultado del acto”. Indica que en el caso de cada acusado, la muerte o las lesiones que resultaron en la muerte se produjeron durante la comisión del secuestro de KRO.

Destaca, además, que cada acusado cometió el delito “de una manera especialmente atroz, cruel o depravada que implicó un abuso físico grave a KRO”. Afirma que cada imputado cometió el delito después de una planificación sospechosa y premeditación para causar la muerte de Rodríguez Ortiz.

Se alega que Verdejo consiguió que la comisión del delito pagara —o mediara una promesa de pago— cualquier cosa de valor pecuniario. Este diario supo que Verdejo le ofreció $5,000 a su supuesto cómplice. El pliego acusatorio agrega que Cádiz Martínez cometió el delito como contraprestación por el recibo —o en espera del recibo— de algo de valor pecuniario.

Abogado sale del caso

Por su parte, el abogado Edwin Prado señaló a EL VOCERO que representó a Cádiz Martínez hasta ayer. Declinó comentar sobre cómo Verdejo contactó a Cádiz Martínez. “Solo puedo hablar de los documentos que obran en el expediente público”, dijo. Indicó que los acusados se conocieron durante visitas del boxeador al residencial Luis Lloréns Torres.

Cádiz Martínez lavaba vehículos en el complejo de vivienda pública.

“Él (Cádiz Martínez) me hizo una consulta el viernes pasado y a base de la conversación me dio instrucciones específicas… hablamos y decidimos tomar un rumbo. Yo fui el hilo conductor con el gobierno federal. Les dije a los federales que tenía una persona que estaba dispuesto a decir todo lo que había pasado”, apuntó el letrado.

Señaló que tras estudiar el caso, entendió que había jurisdicción federal y que su cliente iba a estar más protegido por las autoridades federales.

Añadió: “Nadie ayuda al gobierno de gratis (sic), algún beneficio espera. Este señor no estaba en el radar de nadie. Esto no fue una persona que era sospechosa y se entregó. Es una persona que no estaba en el radar”.

verdejo 3
El abogado Edwin Prado señaló a EL VOCERO que representó al coacusado Cádiz Martínez hasta ayer. >Brandon Cruz González/EL VOCERO

Al ser cuestionado sobre si hay más personas implicadas en el crimen, Prado respondió que —desde su punto de vista— de la denuncia original y de la acusación de ayer se desprende que fue una conspiración de dos personas.

“Si hay algo que yo tengo que decir aquí es que dos mujeres han sido asesinadas, aquí mataron a dos víctimas. Una víctima la mataron físicamente, que es Keishla, y la segunda (la esposa de Verdejo, Eliz Marie Santiago) la asesinaron en vida con humillaciones, difamaciones, calumnias. No hay un ápice de evidencia que la una al asesinato de Keishla”, aseguró Prado.

Confirmó que su ahora excliente tenía expediente previo en el foro federal.

Cádiz Martínez fue acusado por un gran jurado el 12 de abril de 2012 por cargos de armas de fuego. Se declaró culpable por este caso el 12 de febrero de 2013 y fue sentenciado por la entonces jueza Carmen Consuelo Cerezo a 60 meses de prisión y a tres años de libertad supervisada.

Reveladora autopsia

Por otro lado, temprano ayer fuentes cercanas a la investigación del asesinato de Rodríguez Ortiz aseguraron que los hallazgos de la autopsia practicada por la patóloga del Instituto de Ciencias Forenses (ICF), Rosa Rodríguez, revelan que la joven murió por asfixia por inmersión, que su mandíbula estaba fracturada, que presentaba otro golpe de contundencia en la nariz y que había sido inyectada con una mezcla de heroína y fentanilo.

Estos hallazgos corroboran las versiones atribuidas a Cádiz Martínez durante su cooperación con el Negociado Federal de Investigaciones (FBI). 

Miguel Rivera Puig colaboró en esta historia.