Policia de Nueva York

Una imagen de archivo de dos oficiales de la Policía de Nueva York, uno de los Departamentos que intervino en la investigación. 

Cuatro hombres, entre ellos tres puertorriqueños, acaban de ser acusados en un tribunal federal de Manhattan de traficar una cantidad de cocaína "sin precedentes" desde la Isla oculta en muebles. 

Los hombres fueron identificados como Pedro “Peter” Guzmán Martínez, Abel "Coche Bomba" Montilla, Jorge “Chinito” Miranda-Sang y Luis “Kiké” Gómez Ortiz. Están acusados de participar en una organización de tráfico de drogas que envió aproximadamente 4,500 kilogramos o casi cinco toneladas de cocaína desde Puerto Rico hacia Estados Unidos.

Los puntos de desembarco de la cocaína incluyeron a los estados de Nueva York, Massachusetts, Florida y Connecticut durante un periodo de 10 meses entre 2018 y 2019.

Los hombres fueran arrestados la semana pasada, y se calcula que los cargamentos de cocaína alcanzan un valor de 144 millones de dólares en la calle.  

Guzmán Martínez y Miranda-Sang fueron arrestados el jueves pasado en Puerto Rico. Gómez Ortiz fue arrestado el mismo día, pero en Florida. Mientras que Montilla fue detenido en Springfield, Massachusetts.

Respecto del modo en que supuestamente operaban, se sabe que la cocaína salió de la Isla camuflada dentro de muebles que se exportaron hasta el continente. 

El agente especial de la DEA, Ray Donovan, a cargo de la investigación dijo: "Los traficantes siempre han encontrado métodos nuevos e innovadores para introducir drogas en los Estados Unidos. En este caso, supuestamente ocultaban la cocaína en muebles huecos”. 

La investigación del caso, según Donovan, “ha desmantelado una organización internacional de narcotraficantes que presuntamente ha estado enviando miles de kilogramos de cocaína, cuyo destino final eran nuestras comunidades”. 

El Superintendente de la Policía del Estado de Nueva York, Kevin P. Bruen, declaró: "Estas detenciones son el resultado de una investigación sostenida sobre una organización de tráfico de estupefacientes que estaba enviando grandes cantidades de cocaína a Estados Unidos". 

La fiscal Audrey Strauss declaró: "Estos acusados supuestamente ocultaron casi cinco toneladas de cocaína en muebles para poder enviarla desde Puerto Rico a la ciudad de Nueva York y a otros lugares".

El agente especial a cargo de la la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos que participó en el proceso, John B. DeVito, dijo que la cantidad de droga traficada alcanzó “niveles sin precedentes”.

“Afortunadamente, gracias a los diligentes esfuerzos de nuestros colaboradores en la aplicación de la ley, su presunta operación ha sido desbaratada y desmantelada con éxito”, agregó DeVito. 

De acuerdo con las acusaciones, entre al menos septiembre de 2018 y junio de 2019, Guzmán Martínez, Montilla, Miranda-Sang y Gómez Ortiz fueron miembros de una organización de tráfico de drogas que conspiraron para distribuir y poseer con la intención de distribuir la cocaína.

A los hombres se los acusa de enviar unos “70 paquetes grandes desde Puerto Rico a los Estados Unidos” dentro de mesas hechas a medida y otros muebles. 

Los paquetes con la droga -siempre según la acusación- se ocultaban dentro de muebles ahuecados. 

La acusación sostiene que el puertorriqueño Guzmán Martínez fue el responsable de entregar la carga empaquetada a los otros tres hombres para facilitar la logística de envío utilizando una empresa falsa.

A su vez, Miranda-Sang y Gómez Ortiz, ambos boricuas, identificaron y contrataron a personas en Estados Unidos para que recibieran los envíos, desempaquetaran y distribuyeran la cocaína a otros miembros de la organización según sus indicaciones, se informó en un comunicado. También, debían cerciorarse de deshacerse de los materiales de embalaje para evitar su detección por parte de las fuerzas del orden, según sostienen los investigadores.

En tanto, a Montilla se los acusa de ser “un coordinador de entregas de cocaína con sede en Massachusetts que viajaba a muchos lugares de entrega y coordinaba la entrega de los envíos de cocaína con los destinatarios de los paquetes. Al menos una docena de paquetes fueron enviados a direcciones relacionadas con Montilla”, explicaron los investigadores.

Montilla, de 48 años, de Springfield, Massachusetts, y Guzmán Martínez, de 47 años, Miranda-Sang, de 42 años, y Gómez Ortiz, de 29 años, todos de Puerto Rico, fueron acusados cada uno de “un cargo de conspiración para distribuir y poseer con la intención de distribuir narcóticos”.

Se enfrentan a penas que van desde 10 años de prisión hasta cadena perpetua.

De la investigación participaron la División de Campo de Nueva York de la DEA, la Policía de Nueva York, la Oficina de Campo de Nueva York de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos y la Oficina del Servicio de Inspección Postal de Estados Unidos en Nueva York.