Félix Verdejo

El púgil Félix "El Diamante" Verdejo se entregó esta noche a las autoridades federales, quienes lo acusaron de secuestro y carjacking resultante en la muerte de Keishla Marlen Rodriguez, según supo EL VOCERO.

Además, los federales lo acusaron de "matar intencionalmente a un niño no nacido", en referencia al bebé que estaba esperando la joven, cuyo cuerpo fue hallado el sábado en la laguna San José. 

Por estos cargos, el boxeador podría enfrentar la pena de muerte. 

Verdejo llegó a las 7:59 a las oficinas del FBI en la Avenida Chardón en Hato Rey, acompañado de sus abogados Jorge Colina y Eli López.

Fuentes de EL VOCERO, indican que los federales le habían dado una hora para llegar a las oficinas del FBI. 

Según la acusación federal, Verdejo estaba al tanto del embarazo de la joven al menos desde el 27 de abril pasado cuando pidió ayuda a uno de los testigos del caso. 

Dos días más tarde, el boxeador habría contactado a Keishla para verla en su residencia.

Según el pliego acusatorio, la joven llegó en su carro gris a la casa del boxeador y se subió a su guagua negra. Allí, sostienen las autoridades basándose en la declaración del testigo, mantuvieron una discusión y Verdejo la golpeó en el rostro. Luego, el púgil le habría aplicado una inyección con una sustancia que habría adquirido en el Residencial Llorens Torres. 

Inconsciente, Keishla habría sido atada de pies y manos con un cable y transportada en la guagua de Verdejo hasta el Puente Teodoro Moscoso. "Le ataron un bloque", dice la acusación federal. 

Una vez en el puente, el cuerpo de Keishla fue arrojado a la laguna, donde seria encontrada días más tarde. El pliego asegura que "Verdejo le disparó con un arma a la víctima". 

El testigo -que habría participado de lo hechos también- fue quien tomó las llaves del carro de Keishla y lo condujo hasta abandonarlo en Canóvanas, siempre según la acusación.  

EL VOCERO supo que la Uniformada había mantenido hoy una vigilancia en distintos puntos, entre ellos una residencia en Caguas donde se presume estaba el boxeador.

Desde el viernes, Verdejo había sido vinculado con la desaparición de Keishla Rodríguez Ortiz de quien no se sabía nada desde el jueves por la mañana.

Madre de Keishla en los tribunales federales

La madre de Keishla Rodríguez, la joven que apareció muerta en la laguna de San José, a su llegada a los tribunales federales el domingo por la noche. 

La joven tenía una supuesta relación con el boxeador y, según sus familiares, había quedado en encontrarse con Verdejo para entregarle los resultados positivos de una prueba de embarazo.

El viernes temprano Verdejo se presentó ante la Policía. Luego, lo hizo su esposa, quien -según la Policía- confirmó el vinculo entre la joven y el boxeador. 

Desde que su hermana Bereliz Nichole Rodríguez enviara un desesperado pedido de ayuda a través de las redes sociales, las autoridades se dedicaron a la búsqueda de la joven. 

Ayer sábado, el comisionado de la Policía, Antonio López Figueroa, le pidió a Verdejo: "Necesitamos que cooperes con la investigación". 

El mismo sábado, las autoridades fueron alertadas sobre el hallazgo del cuerpo de una mujer en la laguna San José, a la vera del Puente Teodoro Moscoso. Hoy por la mañana el Instituto de Ciencias Forenses confirmó que se trataba de Keishla. 

Cámaras de seguridad en los alrededores del puente mostraron una guagua negra como la Verdejo. Horas después, el vehículo del boxeador fue ocupado por las autoridades para ser sometido a diversas pruebas.   

A lo largo del día, el círculo se fue cerrando sobre el boxeador que se entregó esta noche. 

Verdejo será fichado esta noche y luego será llevado a la cárcel federal en Guaynabo. Mañana sería la primera vista por el caso. 

Los familiares de Keishla Rodríguez, encabezados por la madre de la joven, Keila Ortiz, llegaron a los tribunales federales. "Él no es un diamante, el diamante era mi hija", dijo la mujer. 

Lee aquí la acusación contra Félix Verdejo

Pendientes a elvocero.com para la ampliación de esta noticia.