Policía

La brutal balacera ocurrida a las 6:40 del anochecer del lunes en el Residencial Ramos Antonini, en Río Piedras, que cobró cinco vidas, entre ellas de una mujer y que dejó al menos un herido en estado crítico es atribuida por las autoridades a una guerra por control del trasiego de drogas con una organización del cercano residenciales Jardines de Sellés.

Aunque la Policía confirmó a las 10:00 de la noche que hubo una sexta víctima, más tarde corrigió la cifra y aclaró que eran cinco las víctimas fatales.

El primero de los cruentos episodios de violencia de esta guerra se escenificó el pasado sábado 25 de mayo, cuando fueron asesinados de forma macabra el exconvicto federal Christian Gabriel (El Cuatrero) Ramos Díaz de 28 años de edad y la joven Nashaly Sotelo Nieves, de 21 años, quien había sido pareja del cantante de género urbano Almighty.

Estos fueron asesinados en Ramos Antonini y como muestra de la saña los investigadores levantaron 232 casquillos de bala en la escena. Los cadáveres quedaron irreconocibles.

El Cuatrero, había formado parte de la narco organización de los caseríos El Prado y Jardines de Sellés, donde era sospechoso de varios asesinatos.

La violencia continuó con varios asesinatos, y el viernes 20 de septiembre el escenario se trasladó a Puerta de Tierra. Un grupo de sicarios, presumiblemente de una narco organización del Residencial Jardines de Sellés, en Río Piedras mataron a Will Dalbert (Wilo) Peguero Fernández, de 24 años de edad, por supuestamente haberse cambiado del bando del Residencial Ramos Antonini.

Cuatro personas, dos de ellos que estaban en un torno de baloncesto en una cancha cercana, resultaron heridos víctimas inocentes. El joven asesinado tenía en su posesión tres rifles. En la escena se levantaron 374 casquillos de bala. Los sicarios, presumiblemente de una narco organización del Residencial Jardines de Sellés, en Río Piedras, le habían puesto precio a la vida de Will Dalbert Peguero Fernández, por supuestamente haberse cambiado del bando del Residencial Ramos Antonini.

Desde el asesinato de Wilo se anticipaba una escalada en la violencia entre Ramos Antonini y Jardines de Sellés.

Al caer la noche varios sicarios llegaron en un automóvil blanco y abrieron fuego matando en el acto a individuos conocidos Como Jordan, Roquerito y Gordo, así como a una mujer cuyo marido fue asesinado recientemente.

La masacre es la quinta que se registra este año y apunta a ser una de las de mayor número de víctimas. La primera masacre del 2019 se escenifico el 10 de junio en Ciales con tres víctimas. La segunda el 11 de julio en Puerto Nuevo, con tres víctimas; el 12 de agosto en Cayey con tres víctimas y el 14 de agosto en Puerto Nuevo con tres víctimas.

La masacre con mayor número de víctimas ocurrió el 17 de octubre del 2009 cuando un grupo de sicarios disparó contra las personas que estaban en el negocio La Tómbola, en el barrio Sabana Seca. La balacera cobró ocho vidas y dejó 23 heridos.

Para mediados de la década de los 90 hubo otra masacre en Luquillo con siete víctimas.

La cifra preliminar de asesinatos en la Ciudad Capital se elevó a 129 muertes violentas desde que comenzó el año, un aumento de 24 comparado con el 2018. En el país los asesinatos alcanzan preliminarmente 481, una reducción de 32 comparado con el pasado año.

Al menos dos fiscales fueron enviados a la escena con un equipo de investigadores de la División de Homicidios del CIC de San Juan bajo la supervisión del teniente Jose Cruz Marrero.

En la escena hay cientos de casquillos de bala.

La intensidad de la balacera de la quinta masacre este año, fue oída por vecinos de Country Club, Manuel A. Pérez, Dos Pinos, barriada Israel, entre otros sectores de San Juan.