la fortaleza

Dos iPad que formaban parte del inventario de 26 artículos desaparecidos en La Fortaleza –con un valor total de $14,729.45- fueron devueltos a la Mansión Ejecutiva por una mujer que dijo ser la novia de Luis Arocho González, quien fue el principal oficial de Informática durante la incumbencia del entonces gobernador Ricardo Rosselló.

EL VOCERO confirmó con varias fuentes que los iPad fueron devueltos pocos días después de que este diario reseñara en exclusiva el desfalco de propiedad, denunciado mediante querella en la Policía por el actual administrador de la Mansión Ejecutiva, José Candelaria.

El agente Edwin Álvarez, de la División de Delitos contra la Propiedad del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de San Juan, constató la entrega de los equipos electrónicos. Un agente de Servicios Técnicos de la mencionada división tomó fotografías de las tabletas y este medio supo que los iPad estaban funcionando de forma normal.

El agente Álvarez ya entrevistó a Arocho González, quien según la información obtenida por EL VOCERO declaró que cuando cesó en su empleo con la salida de Rosselló de la gobernación en el verano de 2019 una serie de documentos y pertenencias le fueron entregadas en unas cajas para que se las llevara.

Al leer lo publicado por este medio a principios de junio, Arocho González abrió las cajas y encontró (un año después) las tabletas electrónicas. Entonces le pidió a su novia, quien no ha sido identificada ni entrevistada, que las devolviera en La Fortaleza.

Hasta ahora, al menos 10 personas han sido entrevistadas en relación a los bienes desaparecidos, y en los próximos días será entrevistado el querellante Candelaria y el actual encargado de la propiedad de la Mansión Ejecutiva Luis Augusto Martínez Román.

En la tarde de ayer los investigadores del CIC de San Juan realizaban gestiones para contactar a Marybell Rivera Santiago, quien llegó a La Fortaleza en 2017 y se desempeñó como ayudante auxiliar de la Oficina del Gobernador, bajo el mandato de Rosselló.

La gestión surgió después de la publicación exclusiva que realizó ayer EL VOCERO de una declaración jurada en la que Rivera Santiago narra su participación en el proceso de transición en la salida del exgobernador y la posterior entrada de la actual gobernadora Wanda Vázquez.

Según la versión de Rivera Santiago, Martínez Román participó en el proceso de transición y supuestamente dio cuenta de que los bienes -ahora objeto de debate público- permanecían en el Palacio de Santa Catalina cuando Vázquez asumió la gobernación.

“Me consta y le consta al Sr. Luis Augusto Martínez que los bienes que se han reportado perdidos estaban en La Fortaleza tras la salida de Rosselló”, afirma la exfuncionaria en su declaración jurada.

Vázquez responsabilizó a Rosselló y al actual aspirante a la candidatura a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, quien fungió como gobernador algunos días, por los bienes desaparecidos.

Rosselló respondió a la gobernadora al señalar que la transición la hizo con ella y no con Pierluisi.

Ayer, Pierluisi volvió a rechazar las alegaciones. “Las expresiones de la gobernadora sobre los alegados bienes perdidos en La Fortaleza fueron absurdas al hablar sin tener los elementos de juicio. Y ahora quedan en entredicho con las declaraciones bajo juramento de una exfuncionaria de Fortaleza con conocimiento directo de los hechos relevantes. Es hora de que desista de utilizar el aparato gubernamental para su carrera primarista”, sostuvo Pierluisi.

El inventario inicial por la salida del exgobernante Rosselló fue realizado en La Fortaleza después de que la gobernadora juramentó en agosto de 2019.

Según la querella de Candelaria, el inventario culminó el pasado 21 de mayo y –en detalle- señala que entre la propiedad desfalcada se encuentran tres corrales para infantes marca “4Moms Breeze” valorados en $299 cada uno y un asiento protector para infantes con un valor de $349.

Se describe una cama para niña de la marca Ava Regency valorada en $1,399; una lámpara de techo valorada en $565 y una butaca para masajes marca Gravity, valorada en $3,365. También faltaban tres tabletas iPad, cuatro lápices para las tabletas y cargadores, con un valor de alrededor de $4,000.

A pesar de las gestiones, desde La Fortaleza no se han emitido reacciones luego de lo publicado por este medio ayer.