VR-08-19-003ROSAEMILIAFT.jpg

La inestabilidad gubernamental que vivió la Isla durante las pasadas semanas pudo haber sido uno de los detonantes del incremento en la comisión de delitos violentos como el “carjacking”, según la fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez, quien indicó que las autoridades federales se han concentrado en investigar pandillas que en muchos casos han sido responsables de estos crímenes.

En entrevista exclusiva con EL VOCERO, Rodríguez también abordó el tema de la corrupción gubernamental y anticipó para muy pronto acusaciones en varios casos “de alto perfil” que involucran el mal uso de fondos federales.

En cuanto al tema de la explosión reciente de “carjackings, la fiscal federal dijo que “tiene que ver con la situación que atravesamos este verano porque había mucho desasosiego, muchas personas que se le había cambiado su rutina y eso propicia el crimen cuando hay una situación de inestabilidad, ya sea política, ya sea civil. A todo el mundo se le cambió la rutina y eso lo propicia. No estamos diciendo que este año es diferente a otros años, simplemente estamos diciendo que se va a enfrentar esto con unas iniciativas con las autoridades estatales”, afirmó Rodríguez en compañía del subdirector de la Fiscalía federal, Timothy Henwood, la directora de la División de Delitos Violentos, Jennifer Hernández, y la fiscal ejecutiva Jacqueline Novas.

En el 2018 se radicaron 38 acusaciones por “carjacking” que involucran a 60 personas en 56 de estos crímenes. Hasta el viernes pasado se habían sometido 24 pliegos en los que se acusa a 40 personas por cometer 47 “carjackings”.

“Si comparas las estadísticas del 2018 y 2019 estamos hablando de un número que fluye y es mínimo (el aumento). En ciertos periodos hay —como de momento— un aumento y luego baja la cifra, pero englobando todo lo que sería al final del año, el aumento no es muy alto”, expuso Hernández.

A reunión con gobernadora

Por su parte, Rodríguez anticipó que esta semana se reunirá con la gobernadora Wanda Vázquez, el secretario de Seguridad Pública, Elmer Román, y el comisionado de la Policía, Henry Escalera, para discutir iniciativas anticrimen que ya se han comenzado a desarrollar.

Declinó precisar en qué consisten estos proyectos. Mencionó que se mantiene la iniciativa del “Project Safe Neighborhood”.

Sube en grandes ciudades

Comentó que los “carjackings” han aumentado en las ciudades grandes como Bayamón y Caguas, mientras que en San Juan se han mantenido estable.

Hernández destacó que el Negociado Federal de Investigaciones (FBI), se ha enfocado en ir tras la pista de organizaciones dedicadas al “carjacking”.

“Lo que sí estamos enfocados a nivel federal es en ciertas gangas... que cometen los carjacking y tal vez nosotros hacemos una acusación pero —en una misma acusación— se resuelven cinco o siete cargackings a la vez porque fue esa banda”, señaló, para agregar que por “eso se han enfocado el FBI y las autoridades federales... en tratar de identificar y resolver tal vez un delito primero”.

Es “ver si un solo individuo tiene más carjackings y si nosotros entendemos que tiene las mismas características de otros carjackings que se han cometido”, expuso Hernández.

Mencionó como ejemplo un caso contra cuatro sujetos acusados de siete “carjackings” del 13 al 19 de abril. También el de otro, identificado como Louis Heredia de León, a quien se le imputan cinco “carjackings” entre el 21 de marzo y el 31 de julio de 2018.

Precisó que estos delitos se pueden configurar de varias formas. Entre estas, un asesinato y robo del vehículo a la víctima o robo en una residencia que culmina con el “carjacking”. Este fue el caso contra Héctor Maldonado Sierra, quien en medio de un robo en Trujillo Alto el pasado 26 de julio, agredió sexualmente a una fémina y le llevó su Jeep Wrangler de 2016. Por estos hechos, el sujeto se expone a una cadena perpetua.

Hernández dijo que no en todos los casos se usa un arma blanca o de fuego, pues en una ocasión a la víctima la golpearon con una cacerola.

El caso más reciente en que se utilizó un cuchillo fue el de Carlos Rafael Rosario Morales, acusado por el “carjacking”que resultó en la muerte del chofer de Uber Eats, Carlos Gilberto Ponce Fernández, mientras salía del Burger King de la avenida Roberto H. Todd en Santurce. El caso de Rosario Morales es elegible a la pena de muerte.

Presente la pena capital

Rodríguez recordó que recientemente el secretario de Justicia federal, William Barr, informó la reanudación de las ejecuciones en casos de pena capital, tras casi dos décadas de moratoria.

Hernández solicitó a la ciudadanía que —en caso de tener conocimiento sobre la comisión de estos delitos— brinde información a las autoridades federales y estatales que puedan ayudar a esclarecerlos.

Dijo que en cuanto a los asesinatos, se han registrado 38 menos este año en comparación al 2018.

Casos “bien impactantes” de corrupción

De otro lado, Rodríguez reafirmó que su oficina está trabajando en varios casos de corrupción pero, declinó comentar sobre los mismos.

“No quiero adelantar qué tipo de casos son, no sería adecuado, no me gusta decir que vienen casos de corrupción o gangas. Crea muchas expectativas, estamos trabajado un sinnúmero de casos... de naturaleza de alto perfil, de alto interés publico, de delito bien impactante”, afirmó.

“Estamos acelerando todo, estamos haciendo nuestro trabajo, estamos haciendo las cosas bien hechas. Estamos trabajando. Sí van a salir pronto. Estamos investigando casos de alto perfil, casos que sean de impacto, que puedan afectar la ciudadanía sobre fondos federales que se mezclan con los estatales y pronto se van a ver estos resultados. De la misma forma, estamos investigando crímenes violentos y de drogas”, añadió.