Cárcel Guaynabo

Bushynski se encuentra ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo.

Un individuo que presuntamente tocó las partes íntimas de una niña de siete años a bordo del crucero Allure of the Seas, de la línea Royal Caribbean, el pasado 27 de noviembre en momentos en que la nave se encontraba en tránsito hacia San Juan fue arrestado por agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI).

A Brian Bushynski se le imputa contacto sexual abusivo. De acuerdo con el expediente del Tribunal Federal, Bushynski se encuentra ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus siglas en inglés) tras comparecer a la vista inicial ante el magistrado federal Marcos López.

La vista de fianza y la vista preliminar fue señalada para mañana.

Según una declaración jurada de un agente del FBI que acompaña la denuncia, la menor y su madre, identificada por sus iniciales A.R., asistieron a la proyección de una película al aire libre. Durante el filme, la niña y su progenitora fueron al área de la barra a buscar bebidas. La mujer envió a su hija de vuelta a su silla mientras esperaba que la atendieran. Al regresar, observó a un adulto sentado al lado de la menor.

Al concluir la película, la niña le notificó a su madre que el hombre que estuvo sentado a su lado le tocó sus partes íntimas mientras la esperaba a que regresara con las bebidas. La menor le pidió a su progenitora que le dijera al individuo que no la volviera a tocar de esa forma porque no le gustó.

La perjudicada le indicó a su madre que el imputado le tocó la vagina y le frotó la pantorrilla. De inmediato, la progenitora reportó el incidente al personal del crucero.

Durante una entrevista a la madre por parte de los agentes del FBI, esta indicó que solo se tardó unos cinco o seis minutos en regresar con las bebidas. La mujer relató que cuando volvió a su asiento le preguntó a Bushynski si había cogido los asientos de su familia y que este le respondió que no.

La niña también fue entrevistada por los agentes y le narró lo sucedido. Les dijo que cuando ocurrió el acto, ni ella ni Bushynski emitieron palabra alguna.

Admisión a medias

El 28 de noviembre, Bushynski fue entrevistado por el FBI y admitió haber tocado la pantorrilla de la víctima en dos ocasiones, por 30 segundos cada una. Negó haber tocado el área genital de la menor. Intentó justificar su acción al alegar que fue “porque la niña lo miró y como era una película de terror, estaba tratando de consolarla”.

El caso está a cargo de la fiscal federal Ginette Milanés. El imputado fue representado por la abogada Lauren Rosen, de la Oficina del Defensor Público Federal.