Arrestados en PR

Ángela Ávila, Fernando Scherrer y las hermanas Ponce.

La exdirectora de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Angela Ávila y el presidente presidente de la empresa BDO, Fernando Scherrer Caillet, se declararon en la tarde de hoy no culpable por los cargos de conspiración para cometer delito y fraude ante el magistrado federal Bruce J. McGiverin.

También se declararon no culpables la exasistente de la exsecretaria de Educación, Julia Keleher, Glenda Ponce Mendoza; y su hermana, Mayra Ponce Mendoza.

El magistrado les informó a los acusados que se exponen a un máximo de 20 años de prisión y les concedió salir en libertad bajo fianza durante una vista que se celebró en el Tribunal federal, en Hato Rey.

McGiverin le impuso una fianza de $5,000 asegurada y $20,000 no asegurada tanto a Ávila como las hermanas Ponce Mendoza. A estas últimas se les acusa por conspiración para cometer fraude electrónico y otros cargos por fraude electrónico.

Mientras, a Scherrer se le impuso una fianza de $1 millón no asegurado y $1 millón asegurado, la cual deberá ser prestada en un término de siete días. Este enfrenta cargos de lavado de dinero, conspiración para cometer un delito y fraude electrónico.

Los acusados entraron esposados a la sala del magistrado federal McGiverin a eso de las 1:11 p.m. Inmediatamente, se sentaron en el primer banco de madera de la sala, ubicado en el lado izquierdo, de la siguiente manera: Ávila, Scherrer, Glenda y Mayra.

Mientras esperaban por la entrada del magistrado a la sala, Ávila y Scherrer no cruzaron ninguna palabra. Solo las hermanas Glenda y Mayra en un momento dado se comunicaron. Estas estuvieron hojeando el pliego acusatorio, al igual que Scherrer, quien se le observó hacer lo mismo.

El presidente de BDO Puerto Rico se notaba un poco ansioso, nervioso y constantemente juntaba sus dos manos y flotaba sus dedos. Por su parte, Ávila, quien cuando llegó a la sala se sonrió un poco la prensa, mantuvo en sus manos sus espejuelos en todo momento y en ocasiones mantenía su rostro cabizbajo.

A su salida del Tribunal federal, ninguno de los acusados hizo comentarios a la prensa. Solo el abogado de Ávila, Jason González, confirmó que su representada no está colaborando con las autoridades federales. 

“Lo único que ustedes tienen que hacer es ver la conferencia que dio Rosa Emilia en el día de hoy, que dijo que ella no se benefició de nada en este caso. El caso está empezando. No vamos a hacer más comentarios y no está colaborando (con las autoridades)”, sostuvo.