asesinato3.jpg

Foto de archivo

Cuatro horas después del asesinato en la tarde del lunes del legendario narcotraficante José A. García Cosme, conocido como Papo Cachete, escenificado en la PR-30 en Gurabo fue ultimado a tiros en la sala de su hogar su presunto contable, el exconvicto federal Javier Vázquez García, en la urbanización Villa Carolina.

Fuentes policiales señalaron que Papo Cachete, quien tenía 62 años de edad, había entablado una relación de negocios con Vázquez García, de 35 años de edad, mientras cumplían condenas en una cárcel federal.

Papo Cachete, que por casi cuatro décadas controló el trasiego de drogas en el caserío Turabo Heights, había hecho distintos negocios para mantener alquilados sus puntos. También manejaba otros negocios legales.

Supuestamente los operadores de uno de sus puntos se habían negado a pagar el alquiler y surgió una disputa.

Los operadores decidieron no pagarle y a las 3:30 de la tarde del lunes 2 de septiembre Día del Trabajo, desde un vehículo en marcha tirotearon a Papo Cachete mientras manejaba un Suzuki SX-4 por la PR-30 en dirección de Caguas a Turabo.

A las 7:41 de la noche del lunes 2 de septiembre Vázquez García estaba sentado en la sala de su hogar en la calle 416 en Villa Carolina viendo televisión. Los sicarios metieron las armas a través de una ventana. Abrieron fuego matándolo en el acto y su esposa resultó herida de bala en la rodilla izquierda.

Las fuentes policiales señalaron que se procuraba identificar a los sicarios que se cree son de Caguas, sin descartar que se desaten otros actos de violencia en venganza por la ejecución de Papo Cachete.