Christian Pu.PNG

>Suministrada 

Christian Joshua Castro González, a quien apodaban Pu, el individuo que fue ejecutado en la madrugada de ayer de múltiples balazos en la cabeza en el residencial Las Margaritas en Santurce, era uno de los dos sospechosos de haber dado muerte al intérprete de trap Kevin Fret en la madrugada del pasado 10 de enero.

Castro González, de 29 años y con domicilio en Bayamón, era buscado para ser entrevistado, presumiéndose que acompañó a un sicario de la narcopandilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cantera (FARC), apodado Cuate, en la ejecución de Fret.

Tanto autoridades estatales como federales andaban detrás de Pu y de Cuate. El fin de semana pasado un individuo fue asesinado frente al hotel La Concha, en el Condado y se presume que Pu estaba con la víctima, un supuesto ebanista que llevaba prendas valoradas en cerca de $200,000, entre ellas un reloj Philippe Patek encamado en brillantes con un valor estimado en $125,000.

De acuerdo con la Policía, Pu fue asesinado a las 2:30 de la madrugada entre los edificios 5 y 6 del residencial Las Margaritas en jurisdicción del precinto policíaco de Barrio Obrero.

Fret fue asesinado en la esquina de la calle Bellevue y avenida Eduardo Conde, en Villa Palmeras. Transcurridos más de seis meses del asesinato del artista, la Policía no ha realizado arrestos.

Fret comenzaba a despegar artísticamente cuando fue asesinado en momentos que se habían radicado querellas en su contra —que después fueron retiradas— por un supuesto patrón de extorsión a la estrella internacional Juan Carlos Ozuna Rosado, conocido artísticamente como Ozuna.

El reguetonero se querelló contra Fret ante las autoridades estatales y federales a mediados de 2018, señalando que estaba siendo extorsionado por el trapero, que amenazaba con divulgar unos vídeos de carácter sexual. Después desistió de la querella tras presuntamente pagarle una astronómica suma de dinero.

Pertenecía a las FARC

Los individuos de interés buscados pertenecían a las FARC, igual que Carlos Giovanni Báez Rosa, apodado Tonka, quien era uno de sus líderes. Otros miembros de las FARC asesinaron a Tonka el 2 de agosto de 2017 en el Paseo Lineal en Cantera, a pasos de donde se encontraba Ozuna, quien había sido su protegido artísticamente. El joven intérprete huyó corriendo y sostuvo que nunca vio a los asesinos.

Tras el asesinato de Tonka el control de la organización quedó en manos de Vladimir Natera Abreu, quien sigue fugitivo después de que fuera detenido en la República Dominicana y dejado en libertad al no tener casos pendientes —en ese momento— en Puerto Rico. Contra Natera pesa una orden de arresto al implicársele como uno de los líderes de las FARC. Los asesinos le robaron el teléfono a Fret, en el que supuestamente guardaba información sobre las presuntas extorsiones, y lo desaparecieron.

 Cualquier información sobre el paradero de Cuate puede comunicarla de forma confidencial al 787-343-2020.

Tags