Suicidio

>Suministrada

Un total de 37 suicidios se ha reportado en lo que va de año, lo que marca un aumento de 16 cuando se compara con 2018 para la misma fecha, informó el Negociado de la Policía.

De estos 37 suicidios, 30 fueron cometidos por hombres, 6 por mujeres y 1 por una menor de edad. Solamente esta semana, desde el lunes hasta ayer, fueron reportados cuatro suicidios, entre los cuales se encontraban tres féminas y un hombre. Las edades de las mujeres fluctúan entre los 20 y 54 años.

Ante esta situación, la administradora de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (Assmca), Suzanne Roig, comentó a EL VOCERO que aunque Puerto Rico actualmente tiene una de las tasas más bajas de suicidios a nivel mundial, se tiene que continuar con el trabajo de prevención y educación a la ciudadanía.

Roig mencionó que la población de hombres de 45 a 59 años, lidera la mayoría de los casos reportados.

Según estadísticas de la Uniformada, durante 2017 se presentó un incremento en estas fatalidades en comparación con 2016. En 2016 fueron reportados 207 suicidios, mientras que al siguiente año la Policía reportó 258. En 2018 se redujeron los casos con un total de 239.

De los 37 suicidios informados por la Policía hasta ayer, 11 responden a personas de edad avanzada. En estos casos las edades fluctúan desde los 62 hasta los 75 años. En esa data las autoridades ubicaron a una mujer de 74.

Plan de política pública

En diciembre de 2018, el representante Gabriel Rodríguez Aguiló presentó un proyecto para enmendar la Ley para la Implantación de la Política Pública en Prevención del Suicidio. El proyecto 1906 pretende que Assmca encabece la política pública sobre la intervención temprana para prevenir los casos de suicidios.

Además la agencia coordinaría todos los esfuerzos a través de la Comisión para la Prevención del Suicidio, adscrita al Departamento de Salud.

Entre las enmiendas se contempla añadir como miembro de la Comisión a la Procuradora de las Personas de Edad Avanzada. También se propuso la actualización de las estadísticas sobre las muertes por suicidio a través del desarrollo de un sistema de vigilancia que incluye salas de emergencia, instituciones médicas, clínicas y cualquier otro centro que preste servicios de salud, que reporte a la Comisión cualquier incidente que pudiese catalogarse como intento de suicidio, en un plazo no mayor de 72 horas.