Pinky

Pinky Curvy fue asesinada el sábado pasado en Hato Rey. >Suministrada

Un narcotraficante que se encuentra sumariado en una cárcel federal presuntamente fue la persona que ordenó el asesinato de Isadora Marie “Pinky Curvy” Nieves, ocurrido el pasado sábado en la Avenida Roosevelt, en Hato Rey.

Diversas fuentes policiales han señalado a varios de los integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cantera, organización criminal conocida como las FARC, cuyo cabecilla es el fugitivo federal Vladimir Natera Abreu, quienes consideraban a Pinky Curvy como enemiga y no la querían en su territorio.

La información recopilada apunta a que uno de los que se encuentra sumariado en una cárcel federal desde febrero de 2019 —cuando el Negociado Federal de Investigaciones (FBI) lanzó un operativo contra las FARC— fue quien organizó y ordenó el asesinato.

Los sicarios contratados no son necesariamente integrantes de las FARC ni vecinos de Cantera o Villa Palmeras.

Para los investigadores, la captura de Natera Abreu seguía siendo una prioridad, porque tampoco se descarta que hubiese dado su aval a la ejecución de la mujer, como máximo cabecilla de las FARC.

Pinky Curvy desoyó a Natera Abreu y visitó Cantera en la noche del pasado sábado con su pareja y de allí se fueron a un bar en la Avenida Roosevelt. Al salir del negocio, los sicarios la tenían ubicada y tras una breve persecución la acribillaron a balazos.

Pinky Curvy se encontraba en libertad bajo una fianza de $80,000 por cargos federales de pertenecer a las FARC.

Ofensiva en puntos de drogas

Por otro lado, agentes policiacos comenzaron ayer una campaña para atacar puntos de venta de drogas en San Juan. En el Residencial Vista Hermosa arrestaron a un individuo con 57 bolsitas con picadura de marihuana, 15 cápsulas de crack, 14 envolturas con cocaína, 12 con heroína y $520.

Otro arresto fue realizado en la barriada Figueroa, lugar en el que se ocupó una pistola FN cargada con 27 balas. En La Perla se ocuparon alrededor de 500 envolturas con distintos tipos de narcóticos.

Estas intervenciones son parte de un plan para mantener presión en los puntos de venta de drogas más conocidos del área metropolitana, procurando obtener información sobre el asesinato de Pinky Curvy.