Asesinato Hilda Padilla Romero

Fichas de Keishla Pérez Bigio y William Avilés González.

La joven Keishla Pérez Bigio, quien se presume que fue la autora intelectual del asesinato de la esposa de su padre, la empresaria Hilda Padilla Romero, fue arrestada ayer y se le radicaron cargos por conspiración, asesinato en primer grado, dos tentativas de asesinato e infracciones a la Ley de Armas.

Los cargos también fueron radicados a otro de los supuestos participantes del crimen que sacudió al País, ya que ocurrió de carro a carro y a plena luz del día en una de las principales vías de la zona metropolitana.

La jueza Milagros Muñiz impuso fianzas millonarias a Pérez Bigio y a William A. Avilés González. A la hija del contratista José Pérez Colón le señaló una fianza de $6.4 millones y a Avilés González de $5.8 millones.

Pérez Bigio, de 29 años, estaba molesta por el control que tenía Padilla Romero sobre los negocios de su padre y buscó a unos amigos del camino Los Martínez, en Caimito, a los que les ofreció una cuantiosa suma para sacar a su madrastra del medio y poder tener acceso al dinero de su padre.

Las autoridades estiman que el contratista tiene un patrimonio millonario y, según la joven, si su padre moría todo quedaría en manos de Padilla Romero y de sus hijas.

La joven aparentemente enfrenta problemas con el consumo de narcóticos. Estuvo representada por el licenciado Marcelino Ruiz Corujo.

Avilés González, de 21 años, supuestamente conducía el vehículo desde el cual presuntamente Luis Enrique González Martínez realizó 17 disparos, alcanzando a la empresaria en la cabeza, cuello y hombros. El joven arrestado es vecino de Reparto Metropolitano, en Río Piedras.

Fuentes del Departamento de Justicia habían adelantado en la mañana de ayer que una hija de Pérez Colón —dueño de JAPC Construction, en Bayamón— estaba molesta por la relación de su padre con Padilla Romero. La pareja tenía una hija de ocho años que iba en la guagua con su hermana de 14 años, fruto de otra relación que había tenido la víctima.

González Martínez fue acusado en ausencia la semana pasada y capturado el martes en un motel en Caguas. No prestó la fianza de $1.3 millones que le señaló el juez José Banuchi.

La aprehensión fue realizada por agentes de Arrestos Especiales del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Bayamón, quienes lo llevaron de inmediato a Caguas. No se ocuparon armas en la cabaña del motel y el imputado no mostró resistencia.

Los hechos ocurrieron el 30 de septiembre, cuando la mujer conducía una guagua por la carretera PR-177, frente al Hogar CREA de Los Filtros, en Guaynabo.