Juan C. Pérez Camacho

Juan C. Pérez Camacho.

Una querella por agresión sexual por parte de una paciente del dentista colombiano Juan Carlos Pérez Camacho —acusado de ofrecer servicios dentales sin licencia para trabajar en Puerto Rico— fue la razón por la que las autoridades federales advinieron en conocimiento de su práctica ilegal en la Isla.

Así consta en una declaración jurada de un agente de la Administración de Alimentos y Drogas federal (FDA, por sus siglas en inglés) que acompaña la querella radicada por el fiscal José Ruiz.

El documento legal indica que el pasado 31 de octubre los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) entrevistaron a la presunta víctima, identificada por sus iniciales A.M.A., quien alegó que el dentista la agredió sexualmente tras haber completado un procedimiento.

Los hechos ocurrieron en un apartamento del condominio Marbella, en Isla Verde, el pasado 25 de septiembre. Ese día la perjudicada acudió a ver al dentista como parte de una cita de seguimiento a un tratamiento inicial en julio del pasado año. Por esta cita la perjudicada pagó $140 en efectivo.

Por el tratamiento inicial, conocido como “perridientes”, la fémina pagó $2,800. El mismo consiste en la inserción de carillas dentales.

Bajo arresto domiciliario y con grillete

Pérez Camacho compareció ayer a la vista de fianza y vista preliminar ante la magistrada federal Camille Vélez Rivé, quien le impuso una fianza de $10,000 no asegurados y ordenó que el imputado permanezca bajo arresto domiciliario y con grillete electrónico.

El hombre, de 43 años, renunció a la vista preliminar, por lo que la magistrada encontró causa probable en su contra. Este estuvo ingresado en el Centro de Detención Metropolitano de Guaynabo (MDC, por sus siglas en inglés) desde el pasado sábado.

Durante la audiencia, el fiscal Ruiz alegó que el imputado representa un peligro para la comunidad y un riesgo de fuga. Destacó que el dentista es investigado por las autoridades estatales tras enfrentar una querella por agresión sexual que le fue radicada por una paciente.

Sobre este particular, Vélez Rivé dijo que le preocupaba que el acusado quedara en libertad. Su abogado Giovanni Canino solicitó que le impusiera a Pérez Camacho un arresto domiciliario con grillete. Planteó que su esposa Naishary Ramírez García, quien es ciudadana estadounidense, ofrecía una casa en garantía para que se le concediera fianza.

El letrado expuso que la esposa del imputado, quien es maestra en un “Head Start”, está embarazada. Precisamente, el embarazo de la esposa de Pérez Camacho fue una de las razones por las cuales la magistrada le concedió la fianza. La esposa, la cuñada, la madre y la hermana del acusado estaban en sala. El imputado se comunicaba con ellas haciéndole señas.

Pérez Camacho solo podrá salir de la residencia para acudir al Tribunal Federal y para reunirse con su abogado. Vélez Rivé le advirtió que en caso de violar sus condiciones de fianza, le revocará la misma y lo ingresará a prisión.

“Asunto de semántica”

El fiscal afirmó que Pérez Camacho le dijo a la oficial de probatoria que estaba desempleado. “Lo que es contradictorio a las alegaciones. No tiene licencia aquí y ha visto 48 pacientes desde 2018”, argumentó Ruiz. Mientras, Canino manifestó que fue un “asunto de semántica”.

Ruiz aseguró que, como parte de la evidencia, el ministerio público cuenta con fotos y equipo dental.

La orden de arresto firmada por Vélez Rivé detalla que Pérez Camacho prestaba servicios cosméticos dentales a múltiples pacientes sin poseer licencia, mucho menos estaba autorizado para recetar Xylocaine a los clientes que atendió.

Alega, además, que el arrestado violó los términos de su visa de no inmigrante por trabajar ilegalmente en los Estados Unidos. La declaración jurada del agente del FDA señala que su esposa radicó la petición I-130 de familiar de indocumentado.

En la página de Facebook del acusado hay fotos y vídeos con varias figuras del mundo del espectáculo, entre estas Zion y Cosculluela. Menciona que vive en Cali, Colombia y que estudió ortodoncia en la Fundación Universitaria San Martín Sede Caribe.

Contra el dentista pesan cargos por violaciones al Título 18, Código de Estados Unidos (USC), secciones 1001 (declaraciones falsas) y 1546 (fraude y uso indebido de visas, permisos y otros documentos) y Título 21, USC, Sección 331 (k) , 352 (f) (1), 353 (b) (1) y 333 (a) (1) y (2), error de marca.