Velatorio de Jeiden Elier

Los familiares dan su último adiós al niño Jeiden Elier en Cidra.

CIDRA — Mientras el féretro de Jeiden Elier Santiago Figueroa era sepultado en el cementerio municipal de este municipio, una de las palomas blancas que soltó la familia del niño regresó al suelo.

“No se quiere ir”, murmuraron los testigos. Poco antes habían recordado que a Jeiden le “gustaban las mascotitas” y por eso el gesto de liberar el ave, para que se fuera con él.

“Ese niño era nuestra luz, nuestra vida, la alegría, quien nos hizo ver la vida de otra manera porque fue el primer bisnieto, el primer nieto, el primer sobrino. Lo vamos a amar eternamente. Lo voy a amar hasta mi último suspiro. Hasta que mi corazón deje de latir”, aseguró Elizabeth Centeno, abuela materna del niño de ocho años.

El pasado lunes, Jeiden fue llevado sin signos vitales al Hospital Menonita de Caguas por su padre, Jonathan Santiago Cortés. Un informe del Instituto de Ciencias Forenses (ICF) concluyó que el cuerpo del menor mostraba hematomas y quemaduras, por lo que su fallecimiento se catalogó como homicidio.

Sin embargo, Santiago Cortés quedó con la custodia provisional del niño hace aproximadamente dos meses, cuando un tribunal se la otorgó, ya que Jeiden alegó que un tío materno lo agredió sexualmente.

Poco después, personal del Departamento de la Familia concluyó que el niño podía regresar con la madre, pero ante la supuesta falta de informes escritos, las vistas fueron suspendidas en al menos dos ocasiones. La vista para dilucidar de una vez por todas quién retendría la custodia del menor se llevaría a cabo el pasado lunes, día en que Jeiden perdió la vida.

“Él fue nuestro niño, pero no sabemos cuántos más están en el anonimato. ¿A cuántas madres más quieren callar, quieren silenciar? Hay un sistema que no sirve. Esa es mi queja, el sistema, la burocracia, la falta de empatía. Esto no se lo deseo a nadie. Hoy fue mi familia y mañana puede ser uno de ustedes”, exclamó Centeno en el velatorio.

La abuela materna agradeció a Dios por la fortaleza que la mantenía de pie y que le permitía expresarse. Su hija y madre del niño, Saraí Figueroa Centeno, solo podía mirar el féretro blanco en que se encontraba el primogénito que le arrebataron.

El niño de ocho años también era fanático de dinosaurios como el T-Rex, del cual tenía juguetes que mostraba a sus compañeros de clase cuando los cursos se impartían de manera virtual. Por eso a su féretro le acompañaban globos blancos y verdes, así como figuras y carteles alusivos al extinto animal.

“Ese era su enfoque. Todo lo que hablaba era de eso y los mostraba”, confirmó Diana Díaz, quien fuera maestra de inglés del niño.

El niño fue velado en la Funeraria Valle de Paz. El servicio contó con la ayuda de la Fundación Stefano Steenbakkers. La comitiva fúnebre hizo una corta visita al Residencial Práxedes Santiago, seguida de una caminata al cementerio.

El cantante de música sacra Samuel Hernández interpretó sus letras más conocidas y el alcalde de Cidra, Ángel David Concepción, clamó porque una situación de este tipo no se repitiera.

Santiago Cortés, el padre del niño, fue acusado de asesinato en la modalidad de maltrato. Para Luis Manuel Figueroa, tío materno del niño, “ese ‘desgraciao’ tiene que pagar por esto”.

“Yo no soy persona de hablar. El que me conoce sabe que no soy de mucho hablar. Ese asesino tiene que pagar”, continuó Figueroa.

Una muerte, más reuniones

La cobertura noticiosa del asesinato de Jeiden provocó que la secretaria del Departamento de la Familia, Carmen Ana González, y el director administrativo de la Oficina de Administración de los Tribunales, Sigfrido Staidel, se reunieran para mejorar el manejo de casos de menores.

Uno de los acuerdos alcanzados fue impartir más talleres y capacitación al personal de ambas agencias que maneja estos casos.

Tanto la jueza presidenta del Tribunal Supremo, Maite Oronoz, como la secretaria de Familia aseguraron que han encaminado sus respectivas investigaciones sobre el caso.

“El lunes, en cuanto supimos de la muerte de este niño, se comenzó a evaluar los expedientes del caso y, obviamente —ustedes lo saben y lo saben las entidades que trabajan con esto— ambas leyes, la 246 y la 148 (de protección de menores y víctimas de violencia sexual) limitan lo que podemos decir en este momento, pero pueden dar por sentado que ya se comenzó a examinar lo que sucedió”, exclamó Oronoz.

Mientras, la pesquisa administrativa de Familia inició el pasado miércoles. Por órdenes de González, los hallazgos deben estar listos en 15 días.

Istra Pacheco colaboró con esta historia.

Inf. relacionada en P.14