Alexa

Alexa fue víctima de un crimen de odio.

TOA BAJA — Investigadores del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Bayamón no habían dado —hasta las 4:00 de la tarde del martes— con los cuatro presuntos asesinos de Neulisa Luciano Ruiz, también conocida como Alexa, víctima de un crimen de odio, cuyo cadáver baleado fue hallado en la madrugada del lunes a orillas de la vía en el kilómetro 15 de la PR-165.

Los jóvenes supuestamente grabaron los momentos en que interceptaron a Alexa, quien deambulaba por el lugar. En la grabación que colgaron en las redes sociales se oyen palabras soeces, homofóbicas y los disparos.

Las confidencias apuntan a que el arma usada tenía un supresor o silenciador de fabricación casera.

Según las versiones bajo investigación, el joven en posesión de la pistola tiene 17 años, y supuestamente es el autor de un sinnúmero de robos en el Área Norte. Los agentes intentaron ubicarlo en el barrio Ingenio y en el sector Monserrate de Dorado, donde se cree viven otros dos de los jóvenes.

Tras extensas horas de búsqueda que comenzaron en la noche del lunes, las confidencias fueron abundando. Era vital para los agentes entrevistar a los presuntos autores, y la búsqueda de ellos continuará hasta que logren dar con sus paraderos.

Como parte de las diligencias se procuraban identificar cámaras de seguridad en las inmediaciones del lugar donde Alexa fue asesinada para examinar las grabaciones en un esfuerzo para identificar a los autores y el auto en que viajaban que se cree es un Mazda.

El cadáver de Alexa no ha sido identificado, y en distintos medios surgieron otros nombres como el de Carlos Negrón, vecino de la calle Quebrada, ubicada a pasos de la Plaza de Carolina.

Alexa fue intervenida cerca de las 4:00 de la tarde del domingo en un restaurante de comida rápida en La Virgencita. Una mujer se querelló de que supuestamente había usado un espejo para tratar de ver sus partes íntimas.