Auxilio Mutuo

CAROLINA — Las autoridades identificaron a la mujer que murió en la madrugada del jueves en su hogar en la urbanización Metrópolis, como Normai Ramos Vigo, quien trabajaba como nutricionista en el Hospital Auxilio Mutuo en Hato Rey.

Precisamente, es en el Hospital Auxilio Mutuo donde se alertó de un paciente de 71 años que dio positivo a la prueba de coronavirus (Covid-19), que fue denunciado por el doctor Fernando Cabanillas y a quien el Departamento de Salud se negó en primera instancia a realizarle la prueba por no tener historial de viaje. Se desconoce si continúa recluido en este hospital.

El coronel Antonio López Figueroa, comandante del Área Policíaca de Carolina dijo que según la información recopilada en el hospital para el cual trabajaba la nutricionista, estaba informado de los síntomas gripales y le habían indicado que permaneciera en su hogar.

El oficial dijo que desconocía si a ella o a su marido Néstor González se les habían practicado pruebas de coronavirus y que la autopsia será la que determine la causa de la muerte. En la querella aparece que murió por un paro cardio respiratorio, según opinión del paramédico identificado por el apellido Cáceres que vio el cadáver, quien determinó que no presentaba signos vitales.

La muerte de la nutricionista ha provocado infinidad de reacciones en las redes sociales, tras conocerse ayer en EL VOCERO el deceso, de quien en un principio se dijo era enfermera.

La Policía informó que a las 4:14 de la madrugada del jueves, una llamada a través del Sistema de Emergencias 9-1-1 alertó sobre un caso médico. Al llegar, la Policía entrevistó a Nelson González, esposo de la perjudicada, quien indicó que su esposa comenzó a sentirse mal. Emergencias Médicas llegó al lugar, pero la víctima no tenía signos vitales.

Según el informe, el agente Ubieras —placa 37014— del precinto Carolina Sur investigó el caso y el fiscal José Carrasquillo expidió la boleta. La Funeraria San Fernando se hizo cargo del traslado del cuerpo.

A la escena no fueron llamados los agentes del CIC.

Era incierto en la mañana de hoy si el Negociado de Ciencias Forenses (NCF) le practicaría la autopsia.

Temprano el jueves La Voz de Carolina, en las redes sociales, señaló que vio a su vecino cuando salió de la casa llorando a las 4:00 de la madrugada diciendo que su esposa había muerto por coronavirus. Agregó que los agentes no sabían el protocolo y contrario al informe policial, al lugar llegó una ambulancia privada con solamente un chofer, que se acercó al cadáver y se fue.

El vecino señaló que la nutricionista —a la que identificó como enfermera— comenzó a sentirse mal el lunes con fiebre, tos y problemas respiratorios. No tenía problemas previos de salud y era muy responsable, según describe. El hombre le dio guantes y mascarillas a los agentes, que no tenían material sanitario.

El fiscal no fue a la escena, limitándose a entregar la boleta al agente para el traslado del cadáver al NCF. El coronel López Figueroa dijo que el agente tenía guantes y desinfectante de manos, pero que no entró a la casa.