Masacre Trujillo Alto

>Archivo / EL VOCERO

La jueza del Tribunal de Carolina, Gretchka Curbelo, ordenó que Antonio Ramos Cruz y Juan Carlos Meléndez Serrano, convictos por la denominada Masacre de Trujillo Alto, permanezcan en libertad bajo fianza.

El miércoles, el Tribunal de Apelaciones ordenó el ingreso a prisión de Ramos Cruz y Meléndez Serrano, quienes han cumplido 26 años de cárcel por el asesinato de Haydeé Maymí Rodríguez y sus hijos Eduardo y Melissa, de cinco y tres años, respectivamente. Los hechos ocurrieron en junio de 1989.

Juan Matos, abogado de Meléndez Serrano dijo a EL VOCERO que se le planteó a la magistrada que como cuestión de umbral el tribunal no tenía jurisdicción, porque el Tribunal de Apelaciones no había emitido su mandato.

“El Tribunal Apelativo llegó a una decisión pero, esa decisión no es auto ejecutable, tiene que enviar un documento diciéndole al tribunal inferior que le envía el expediente y una orden. Bajo la regla 124 de Procedimiento Criminal, el tribunal de abajo no adquiere jurisdicción. El fiscal se opuso, pero el tribunal le dio la razón a la defensa y se declaró sin jurisdicción en este momento”, señaló Matos.

Explicó que una vez el Tribunal de Apelaciones emita el mandato, el Tribunal de Primera Instancia de Carolina señalará una vista.

“Ellos siguen bajo las mismas condiciones de fianza. Cuando el Tribunal de Apelaciones emita el mandato, el tribunal de Carolina citará a una vista y entonces se reordenará el ingreso, si eso es lo que procede”, dijo Matos.

El letrado anticipó que solicitará una reconsideración al Tribunal de Apelaciones sobre la denegación de nuevo juicio y que de no prevalecer, recurrirá al Tribunal Supremo.

“Don Juan Carlos dijo que es inocente desde el primer día. Dijo que es inocente hoy y se va a ir hasta el final del camino diciendo que es inocente. Él insiste en su inocencia y vamos a llevar este caso a todos los foros que sean necesarios”, acotó.

Meléndez Serrano acudió anoche al Tribunal de San Juan para entregarse, pero no se le permitió, por lo que hoy compareció a la vista en el Tribunal de Carolina.

Mientras, la madre de Maymí, Haydeé Rodríguez dijo a la prensa que Ramos Cruz y Meléndez Serrano son los responsables del crimen. “Esas pruebas de ADN, eso no funcionó porque a ella no la violaron, ella se defendió, tenía una herida en la mano y si no había violación no había pruebas de ADN”, señaló Rodríguez.

Manifestó que este capítulo no ha concluido “porque no lo han dejado cerrar. Después de 24 años vuelven otra vez a los tribunales. Mi hija vuelve a aparecer en las noticias y mis dos nietos. No es justo”.

Al ser cuestionada sobre qué es lo que pide “que los metan a la cárcel”.

Por su parte, Juarbe anticipó que va a recurrir al Tribunal Apelativo por no estar de acuerdo con que la determinación de la jueza Curbelo.

Sobre el hecho de que Meléndez Serrano fue a entregarse ayer al Tribunal de San Juan, Juarbe respondió “eso es muestra más que suficiente que él sí entendió la orden del Tribunal Apelativo a diferencia de lo que hemos visto hoy en el Tribunal (de Carolina)”.

“La orden es clara. La enmienda fue a los efectos de aclarar que no se estaba dejando sin efecto una fianza en apelación, sino más bien los servicios de la fianza diferida de la Oficina de Servicios con Antelación a Juicio. ¿Qué más hay que esperar? ¿Qué más hay que recibir cuando la orden es más que clara?: el ingreso inmediato a la cárcel. Vamos a darle paz y tranquilidad a esa familia que tanto lo necesita y vamos a dejar que doña Haydeé, don Eduardito y doña Melissita descansen en paz por una vez y por todas”, apuntó Juarbe.

“Todos estos procesos en los últimos años han sido procesos muy intensos y procesos en los que tengo que lamentar mucho nunca se ha pensado en las víctimas de delito y esta dama que tengo aquí al lado (Rodríguez) es una de las víctimas de delito y tantas otras más que la única voz que tienen es el ministerio público. Por eso estamos aquí con pasión, pidiéndole, exigiéndole a la juez que cumpla con el mandato, con la oren que le ha dado un tribunal, que incluso, se ha enmendado en el día de hoy y se niega a cumplir con la orden de un tribunal de mayor jerarquía”.