20170322_VR_MASACRE CAYEY_ER

Once mujeres han sido asesinadas entre el 1 de enero y el 5 de marzo del 2020, y según los informes policiales, hasta ahora solo cuatro de los casos han sido esclarecidos. En los restantes, las pesquisas no parecen avanzar.

En un análisis realizado por EL VOCERO, se evidencia que en años anteriores es interminable la lista de casos de mujeres asesinadas, cuyos autores disfrutan de impunidad.

La cifra de asesinatos hasta el 5 de marzo supera por seis las muertes violentas de mujeres ocurridas entre el 1 de enero y el 8 de marzo del 2019, en medio de constantes reclamos de grupos de la sociedad civil para que se declare un estado de emergencia.

Ayer se conmemoró el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, cuando también se aprovecha la ocasión para llamar la atención sobre los crímenes contra la mujer –principalmente los de violencia machista- y a continuación se presenta un relato de los casos registrados recientemente en cuanto a mujeres asesinadas en Puerto Rico.

En septiembre del pasado año, y ante los reclamos de grupos defensores de los derechos de la mujer, la gobernadora Wanda Vázquez Garced emitió un estado de alerta nacional para atender las manifestaciones de violencia machista.

Ayer tarde, EL VOCERO solicitó una reacción de la Policía, pero al cierre de esta edición no fue posible obtenerla.

Los casos

En la madrugada del 1 de enero fue asesinada en su hogar en Trujillo Alto Dorothy Wickline, de 40 años de edad, junto a su esposo y dos hijos gemelos de 9 años, en la primera masacre del año. Este caso fue esclarecido.

El 8 de enero Eulalia Combas Sancho, de 82 años de edad, fue asesinada a golpes en su hogar en la urbanización Monte Park, en Río Piedras en medio de un robo. El asesino hurtó un Hyundai Sonata modelo del 2015. El caso no ha sido esclarecido.

El 19 de enero fue ultimada a balazos Yari Guzmán García, vecina de Loíza, que se encontraba en un negocio en la urbanización Alturas de Río Grande. Por esos hechos no se han radicado acusaciones.

El 21 de enero ocurrió un doble asesinato en el barrio Guaraguao, en Bayamón y una de las víctimas lo fue la adolescente Alondra Báez García, de 16 años, quien estaba junto a su novio Jorge A. Vélez Martínez, de 39 años. El caso tampoco ha sido esclarecido.

El 13 de febrero fue asesinada Carolina Báez Nieves, de 31 años de edad, en el sector Palmer, en Río Grande. Igualmente se trata de una investigación en proceso.

El 6 de febrero fue ultimada a tiros la joven Franchesca Esquilín, quien protegió de las balas a su hija de seis años, cuando sicarios hirieron a su pareja en el caserío Puerto Real de Fajardo. Los presuntos asesinos fueron acusados y se les señaló una fianza de más de $15 millones.

En la noche del 22 de febrero y cerca de la charca La Soplaera, en el barrio Jaguas de Peñuelas fue asesinada la estudiante universitaria Aleysha Díaz junto al joven Roberto Antonio Varela Montero, caso que sigue bajo investigación.

El 25 de febrero ocurrió una masare en el sector El Cielito en Toa Alta donde un hombre mató a tiros a su hermanastra Felicita Rosado Santiago, de 86 años de edad y a su sobrina Aida González, de 70 años, en medio de una disputa por una vivienda. El caso fue sometido y el acusado aguarda juicio.

El 5 de marzo y en el primer caso fatal de violencia de género la joven madre Katherine Y. Ruiz, de 26 años, fue baleada por su esposo en víspera de una vista de divorcio. El autor del asesinato Flor Muñoz se suicidó en el lugar de los hechos, un apartamento del residencial Jardines de Aguada.

El 5 de marzo fue asesinada la joven Angélica M. Méndez Arocho, de 19 años de edad, quien horas antes había sido entrevistada por la Policía tras haber sido golpeada por otra mujer. No se han radicado cargos por este asesinato.

Investigaciones pendientes del 2019

Entre los casos ocurridos en el 2019, cuyas investigaciones siguen en el limbo, está el de la joven Laneyshka Giselle Tirado Rivera, de 19 años de edad y de su madre Rosaura Rivera Vázquez, de 40 años, ultimadas a balazos en la noche del 16 de julio en San Germán.

Como sospechoso figura un empleado de un municipio de la región suroriental del país, el cual se habría enterado que la joven estaba embarazada y le había estado exigiendo que abortara. La joven estaba en su cuarto meses de gestación y se negó a abortar. Al sospechoso le ocuparon varias armas de fuego para las cuales tiene licencia y hasta ahí, que se sepa, la pesquisa no ha producido frutos.

En el 2019 las estadísticas reflejan que 50 mujeres fueron asesinadas en Puerto Rico, 23 de ellas en casos de violencia de género.

Saldo amplio sin escalerecer

En el 2018 no se esclarecieron un sinnúmero de casos entre ellos uno ocurrido al mediodía del domingo 18 de febrero en el residencial Manuel A. Pérez, en Hato Rey. La joven Moesha Hiraldo Maldonado, de 19 años de edad, madre de una niña, fue ultimada de tres balazos en el pecho. El presunto autor fue identificado, pero nunca ha sido acusado.

El 5 de febrero del 2018 fue hallado el cadáver en estado de descomposición en una bolsa plástica colocada en el baúl de su automóvil -estacionado en la calle General Valero de Río Piedras- de la empleada de comedores escolares Jackeline Vega Sánchez, que tenía 43 años de edad. Se presume que fue víctima de violencia de género y el caso no ha sido radicado.

El 2 de febrero del 2018 fue hallado el cadáver de Carmen Iris Domínguez Pérez, en un puente en el sector Puerto Viejo, en la Playa de Ponce, presuntamente víctima de violencia de género. El caso no ha sido esclarecido.

La hija de 12 años de Carmen Iris alegó que había sido víctima de actos lascivos por parte de la expareja de la mujer, quien después intento suicidarse.

Yiliana Meléndez, tenía 20 años de edad y era madre de dos niños. Su cadáver fue hallado el 31 de enero del 2018 calcinado y de rodillas en un Mitsubishi Lancer, modelo del 2015, en el que ella había salido para buscar a su padre en Bayamón. La joven madre, su pareja y sus dos hijos estaban supuestos a partir el miércoles 1 de febrero a Colorado en busca de empleo.