Asesinato, NCF, Ciencias Forenses

>Archivo/EL VOCERO

Tres de los cinco asesinatos registrados entre el viernes y el día de ayer, se escenificaron en el barrio Caimito, en Río Piedras, atribuidos a una supuesta guerra entre narco banda con residencial Los Laureles.

A las 11:03 de la noche del viernes y en medio de una aterradora balacera que estremeció el camino Los Romero y los alrededores del centro comercial Montehiedra, murió acribillado Luis Abdiel Rodríguez Fuentes, de 22 años.

El joven, que según los informes policiales era vecino del residencial Nemesio R. Canales, en Hato Rey, se encontraba viviendo en el caserío Los Laureles.

El coronel José Juan García, comandante del área policíaca de San Juan, señaló que la víctima figuraba como sospechoso en varios casos de muertes violentas, dos de ellas en Monacillos.

Aparentemente fue emboscado por sicarios del bando de Caimito, quienes lo destrozaron a balazos.

A las 4:25 de la tarde de ayer, se registró una balacera en la entrada del camino Sánchez González, en el sector Morcelo, en Caimito, donde fueron asesinados Rafael Concepción Rodríguez, de 47 años, y Christian Emilio Cruz Trinidad, de 25, quienes pasaban por el lugar en una camioneta Nissan Frontier.

Concepción Rodríguez murió en el acto y según la Policía, tenía antecedentes de asesinato, robo y portación ilegal de armas.

Cruz Trinidad, quien no tenía antecedentes penales, fue declarado muerto en el Centro Médico de Río Piedras.

De otra parte, en la tarde del viernes fue asesinado Anthony Santiago Rodríguez, de 30 años, en Manatí, resultando lesionado un niño de tres años.

En la noche del viernes fue hallado el cadáver baleado de un individuo, cuya identidad no ha sido establecida, en el barrio Campo Rico de Canóvanas.

Entre el 1 de enero y el 21 de noviembre la Policía ha informado 470 asesinatos, una reducción de 78 comparado con el mismo período en 2019. Entre el 1 al 21 de noviembre se han registrado 37 asesinatos.