abel nazario

El exalcalde y senador está acusado por fraude electrónico y presentar documentos falsos al Departamento del Trabajo federal.  

Un inexpresivo Abel Nazario Quiñones escuchó esta tarde el veredicto unánime del jurado que lo encontró culpable en 28 de los 34 cargos de presentación de documentos falsos y fraude electrónico que pesaban en su contra.

Los juzgadores de hechos deliberaron durante siete horas y media.

Los siete hombres y seis mujeres que evaluaron la prueba, concluyó que no era culpable en cinco cargos de presentación de documentos falsos y uno no culpable de fraude electrónico.

Nazario no ofreció declaraciones a la prensa sobre el veredicto de los juzgadores de hechos. Solo anticipó que renunciará a su escaño en el Senado y que se reunirá con el presidente de ese cuerpo legislativo, Thomas Rivera Schatz para discutir el asunto.

María Domínguez, una de los cuatro abogados del exalcalde de Yauco, indicó que aun queda ante la consideración del juez Joseph Laplante la moción de absolución perentoria.

La vista de sentencia aun no ha sido señalada. Domínguez señaló que la misma se celebraría en unos cuatro meses. El ahora convicto se expone a una sentencia de 30 años de prisión. Nazario permanecerá en libertad bajo fianza hasta que concluya el segundo juicio en su contra el cual aún no ha sido señalado.

El juicio tuvo una duración de 12 días. Los fiscales Scott Anderson presentaron un total de 38 testigos. Mientras que la defensa, compuesta por los abogados Domínguez, Carlos Andreu, Javier Micheo y Edgar Vega presentaron 16 testigos, incluyendo al propio acusado.

El 12 de septiembre de 2018 un gran jurado acusó al exejecutivo municipal por presuntamente fabricar o utilizar documentos falsos y cometer fraude electrónico desde el año 2013 al 2016 mientras fue alcalde de Yauco.

En mayo de 2013, durante una auditoría rutinaria de los registros del municipio, la Oficina del Contralor descubrió que los empleados municipales tenían que trabajar dos horas voluntarias por día. Esta irregularidad fue referida a la División de Horas y Salarios del Departamento del Trabajo Federal (WHD, por sus siglas en inglés), que determinó que este requisito de trabajo voluntario era una violación de la Ley de Normas Laborales (Fair Labor Standards Act).

En febrero de 2015, Nazario Quiñones firmó un acuerdo de pago de salarios retroactivos con la División de Horas y Salarios del WHD en el que acordó pagar salarios por un total de $588,961.43 a 177 empleados municipales. Estos pagos retroactivos incluían el período del 1 de agosto de 2012 al 31 de julio de 2014.

El acuerdo enumeraba a cada empleado al que se le adeudaba un salario, el monto que se les debía y la fecha en que cada empleado debía recibir el pago. El acuerdo permitía al municipio hasta febrero de 2018 para completar los pagos.

En agosto de 2016, durante la próxima auditoría rutinaria de los registros del Municipio, la Oficina del Contralor supo que, aunque los empleados habían recibido pagos de lo que se les debía según el acuerdo al que Yauco había llegado con el WHD, el Municipio comenzó a retener los salarios regulares de los empleados. Esto sin el conocimiento de estos o el consentimiento del WHD.

Esta nueva irregularidad fue referida a la Oficina del Inspector General del Departamento del Trabajo en noviembre de 2016.

El legislador enfrenta un segundo caso por el que se le acusa de haber tenido empleados fantasmas para malversar fondos federales, los que presuntamente desvió para sufragar su campaña política y ayudar a otros políticos de su partido, cuyo apoyo necesitaría para salir electo y posteriormente aspirar a la presidencia del Senado.

Los coacusados son: Edwin Torres Gutiérrez, Claribel Rodríguez Canchani, Humberto Pagán Sánchez, Kelvin Ortiz Vergara, Ramón Martes Negrón -quien aspiraba a la alcaldía de Ciales en el 2020-, Juan Rosario Núñez y Eric Rondón Rodríguez.