DEA

Agentes de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).

Agentes del Negociado Federal Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés), desarticularon ayer una organización de narcotraficantes que operaba en dos complejos de vivienda pública en Santa Isabel.

El pliego acusatorio alega que la pandilla, que operaba desde 2015 en los residenciales Pedro Descartes y Rincón Taíno, distribuía cocaína, heroína, crack y marihuana.

El grupo enfrenta cargos por: conspiración para poseer con la intención de distribuir sustancias controladas, posesión con la intención de distribuir heroína, cocaína, crack, marihuana y posesión de armas de fuego durante la comisión de delitos relacionados al trasiego de sustancias controladas.

Se alega que los líderes de la ganga ordenaban acciones disciplinarias contra los vecinos de los residenciales y los miembros de la organización para mantener el control.

Asimismo, utilizaban la fuerza, violencia e intimidación a los integrantes de pandillas rivales, así como de los miembros de la organización.

De igual forma, los líderes suministraban armas de fuego a los integrantes de la organización para protegerse y cuidar los narcóticos. Las armas de fuego, así como municiones eran ocultadas en varios apartamentos de los complejos de vivienda.

La pandilla sostenía reuniones para discutir sus actividades. Estos utilizaban “walkie-talkies” y celulares para comunicarse y para alertar sobre la presencia de agentes de ley y orden, de pandillas rivales y para discutir las operaciones en los puntos de drogas.

Los miembros de la pandilla tenían diferentes roles: líderes, corredores, vendedores, gatilleros y facilitadores.

Los corredores trabajaban bajo la directa supervisión de los líderes. Estos eran responsables de proveer los narcóticos suficientes a los vendedores. Eran responsables de colectar las ganancias, producto de las ventas y pagarle a los vendedores.

Preparaban los turnos de trabajo y mantenían la contabilidad de las ventas.

Los corredores también supervisaban a los coconspiradores, a los vendedores y las actividades durabas en los puntos de drogas.

Los acusados son: David “Peluco” Pacheco Torres; Luis Enrique “Riquito” Torres Torres; José “Pipito” Morales Torres; Moisés “Moi” Torres Sánchez; Juan Ramón “Sombra” Díaz Valcarcel; Fabían Morales Montes y sus hijos José Fabian Morales de Jesús y Jarette Fabián Morales de Jesús; Héctor Quintana Santos; Eduardo “Esquipi” Antongiorgi Cartagena; Eduardo “Jordán/Goldo” Pena Zayas, Noel Malavé Santiago; Bryan “Puchita” Torres Torres; Kevin Pérez Montañez y Christopher Cordero Sostre.

Varios de los acusados están recluidos en instituciones penales del gobierno de Puerto Rico. Estos son: Pacheco Torres; Morales Montes y sus dos hijos; Díaz Valcarcel; Torres Torres. Quintana Santos fue arrestado en la Florida.

El caso está a cargo de los fiscales Alberto López Rocafort, Pedro Casablanca y Yanira Colón García.