1156352527

El urólogo Héctor Rodríguez Blázquez demandó en el Tribunal de Primera Instancia de Mayagüez a su colega Juan Colón Rivera y a su compañía Caribbean Urocentre, en representación de pacientes tratados por el segundo que fueron sometidos a un tratamiento que supuestamente no está autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos federal (FDA, por sus siglas en inglés) para cáncer de próstata.

El recurso legal detalla el esquema “engañoso” mediante el cual el demandado diagnostica a pacientes con cáncer de próstata, sometiéndolos a un tratamiento llamado High Intensity Focus Ultrasound (HIFU, por sus siglas en inglés).

La FDA define el HIFU como un sistema de ultrasonido de alta intensidad para la destrucción del tejido prostático.

De acuerdo con la demanda, Colón Rivera se lleva a los pacientes a República Dominicana para hacer el procedimiento, exigiéndoles el pago de $20,000, ya que no es cubierto por los planes médicos.

Pacientes afectados

El demandante solicita un “injunction” o cese temporal para evitar que Colón Rivera ocasione daños a otros pacientes en lo que el tribunal atiende el caso.

“Ya hay pacientes que han sufrido daños físicos irreversibles debido a la conducta del doctor Colón. De permitirle continuar haciendo el tratamiento de HIFU, el doctor Colón continuará realizando procedimientos no aprobados en pacientes que no saben lo suficiente como para negarse y que tampoco tienen los medios para poder defenderse contra el demandado”, reza la demanda. Asimismo, alega que los daños que les estaría ocasionando a estos pacientes serían irreparables.

“Se verían afectados muchos más hombres, en particular sus próstatas al recibir tratamientos no aprobados, llevándolos a sufrir física y emocionalmente, debido a la probabilidad de impotencia”, señala el recurso legal.

Indica que el tratamiento HIFU destruye la próstata de los pacientes, ya que el mismo no era necesario para tratar la condición de estos.

“El demandado simplemente hace un diagnóstico favorable para su interés pecuniario, de manera que pueda llevarse a su paciente a la República Dominicana para poder hacer el tratamiento de HIFU”, menciona el escrito sometido por el abogado César Alcover, del bufete Casellas, Alcover & Burgos.

EL VOCERO solicitó una reacción al doctor Colón Rivera, pero al cierre de esta edición no se había producido.